¿Por qué es mejor jugar al fútbol en césped artificial que en césped natural?

El material sintético estaba relegado hasta ahora al deporte base, pero cada vez más clubes se suman a abandonar el natural

ctv-dje-action ball field 274506
Paco Delgado
@Delgado_LPaco

Redactor de COPE y director de 'Hollywood Land'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 24 ene 2020

Existe la creencia generalizada de que jugar en césped natural es mejor que hacerlo en césped artificial, pero en COPE te vamos a demostrar que las ventajas entre uno y otro no están del todo claras y que, probablemente sea preferible que el balón ruede sobre sintético. Uno de los mayores estadios del mundo con este tipo de suelo es el Estadio Olímpico Luzhniki de Moscú, donde juega el CSKA y utilizado durante el mundial 2018.

En 2012, cuando el Real Madrid se enfrentó al conjunto ruso en la fase de grupos de la Champions, el por entonces entrenador blanco, José Mourinho, cargó contra este factor en rueda de prensa: “No es lo mismo jugar en hierba natural que artificial, con quince grados bajo cero que quince sobre cero, pero la mentalidad y ambición de los futbolistas debe ser más fuerte que las condiciones adversas”, aseguraba el técnico luso. Sin embargo, previamente el delantero del Athletic Club BilbaoGaizka Toquero, había asegurado que su experiencia en el campo había sido muy diferente: “La verdad es que está muy bien. El césped y el campo son muy buenos. No se nota para nada que es hierba artificial, lo cuidan muy bien y no se hiela para nada”.

VENTAJAS DEL CÉSPED ARTIFICIAL

Y es que no es casualidad que el campo de césped artificial más emblemático esté ubicado en Moscú, porque uno de los elementos clave para instalarlo son las condiciones climatológicas. El césped natural se resiente bajo temperaturas muy bajas y se crean calvas en la hierba, se enbarra y se producen heladas que solo ven solución en la aclimatación artificial.


 


Una de las razones por las que los clubes pequeños opten por el verde sintético es su preferencia por la economía: es mucho más costoso mantener un césped natural, cuidarlo, cortarlo y tratarlo. Sin embargo, como parte de ese mantenimiento se incluye un altísimo gasto de agua en el regadío. El césped artificial necesita hasta de un 90% menos de agua que los naturales, lo cual resulta beneficioso para el medio ambiente. Por último, podríamos añadir que no se crean protuberancias en el suelo, siempre permanece recto y llano y, aunque muchos argumentan que un césped natural con corte bajo ayuda a una circulación rápida del balón, una buena alfombra artificial siempre se mantiene recta.



OTROS ESTADIOS

Muchos han sido los estadios nuevos y profesionales que se han sumado a la iniciativa del campo de césped artificial. La FIFA otorga otorga dos categorías de césped de pedigrí: el FIFA Recommended 1 Star, para el fútbol base, y el FIFA Recommended 2 Star, para campos profesionales. Entre los campos que están homologados por el organismo están el East End Park, en Dunfermline, Escocia; De Polman Standium en Almelo, Países Bajos; Eyravallen Estadio en Orebro, Suecia; Denizli Atatürk Stadium de Denizli, Turquía; y el Estadio Wals Siezenheim de Salzburgo, Austria. Y ninguno de ellos un “campo de batatas”.

Lo más

En directo