COPE

Ötzi: 30 años del descubrimiento de la momia que ha desvelado cómo era la vida en la Edad de Cobre

El hielo ha conservado perfectamente el cuerpo de un hombre que vivió hace 5.300 años

ctv-ioe-alpes-glaciar

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:50

En septiembre de 1991, hace 30 años, un matrimonio de excursionistas, Erika y Helmut Simon encontraron los restos de lo que pensaron que eran un alpinista fallecido pocos años atrás. Se trataba en realidad de la momia de un hombre que vivió hace 5.300 años y que se ha bautizado como Ötzi por el lugar en el que se encontró, las montañas de Ötztal.

Las investigación sobre el cuerpo de Otzi han aportado mucha información de la vida en la Edad de Bronce. En el momento de su muerte, el hombre de hielo llevaba con él un hacha de cobre, un arco con flechas, una daga de litio y un recipiente que contenía hojas de arce, utilizadas para la conservación de las brasas para hacer fuego. Vestía con pieles de cabra y fibras vegetales y un gorro elaborado con piel de oso.

Los signos de violencia que mostraba el cuerpo indican que Otzi murió asesinado. Tenía la punta de una flecha clavada en el hombro izquierdo, varias costillas rotas y un traumatismo craneal. Además, tenía varias enfermedades, bacterias estomacales y las articulaciones gastadas como consecuencia de una artritis. Los estudios han confirmado que en el momento de su muerte tendría entre 40 y 50 años.

Otzi era omnívoro, en su intestino se han encontrado fibras musculares animales, posiblemente de ciervo y de cabra, fragmentos de plantas y restos de alimentos con carbohidratos, proteínas y lípidos, una dieta perfectamente equilibrada y ajustada a las necesidades energéticas de una caminata a gran altura (se le encontró a 3.000 metros de altitud). También se le ha hecho un estudio genético, que evidencia que era de origen sardo, lo que demuestra el flujo migratorio que ya existía en la Edad de Cobre.

La momia de Ötzi también ha permitido conocer otros datos como el ecosistema en el que vivía. Los pólenes impregnados en su cuerpo y sus ropas dan una pista de cómo era la vegetación de los Alpes en esa época, así como que murió a principios de verano.

Todas estas investigaciones han puesto de manifiesto la astucia del hombre neolítico, que ya tenía una dieta muy variada y conocía las propiedades curativas de las plantas. 30 años después, su cuerpo se puede visitar en el museo Arqueológico dell'Alto Adige, donde está custodiado en una celda en las mismas condiciones climáticas del hielo en el que le encontraron Erika y Helmut Simon, a seis grados bajo cero.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar