Giorgia: “Soy una gimnasta, aunque me hayan amputado una pierna”

Giorgia tiene 11 años y la gimnasia rítmica es su pasión desde que tenía cinco. En 2014 le diagnosticaron un tumor en el hueso por el que tuvieron que amputarle una pierna.

Giorgia en un momento de competición. Fotograma vídeo Corriere della Sera

 Giorgia en un momento de competición. Fotograma vídeo Corriere della Sera

  • item no encontrado

Corresponsal de COPE en El Vaticano

Roma

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 10:02

Pero ella sigue practicando gimnasia con el mismo entusiasmo y pasión que antes e incluso se plantea dedicarse a la enseñanza de esta disciplina.

La historia de Giorgia aparece publicada en el Corriere della Sera. Detrás de ella se encuentra la fuerza y el empeño de sus padres Francesca y Stefano. En noviembre de 2013 comenzaron las molestias en una de sus piernas y meses después llegó el diagnóstico desgarrador e inesperado. Sus padres comenzaron a prepararla para lo que podría suceder, sesiones de quimio y radio, se le caería el pelo que ella tanto adoraba e incluso podría perder la pierna. Pero Giorgia le dijo a su madre que estaba preparada.

Lo primero que hizo tras recuperarse de la amputación fue ir al gimnasio para ver qué tipo de piruetas podía seguir practicando y se dirigió directamente a una pared para intentar hacer el pino. Su entusiasmo por el deporte ha contribuido a su recuperación física y mental. De eso está segura su madre

A los 5 años había comenzado a practicar la gimnasia rítmica y todos aseguran que realiza sus exhibiciones con una armonía y elegancia llamativa. Comenzó a entrenarse con atletas paraolímpicos. La ONG «Disabili No Limits», le proporcionó unas muletas especiales, que a pesar de todo no le permiten competir al no poder realizar alguna de las figuras obligatorias que aparecen en el reglamento.

Etiquetas

Lo más