Fingen su propia muerte para no servir la comida en una boda

La Justicia absuelve de un delito de estafa a un padre y un hijo que cobraron por el catering pero no lo sirvieron

ctv-t9y-people-2595862 1920

COPE

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 12:50

Sonia y Leonardo estaban a punto de celebrar el mejor día de sus vidas. Todo estaba ya preparado para una boda en la que habían puesto todas sus esperanzas e ilusiones. Hasta que, de repente, reciben un correo electrónico del jefe de la empresa de catering Módena, con la que habían contratado el banquete del enlace. En él, se asegura que tanto el responsable de la empresa como su hijo habían fallecido de manera repentina, y que, por lo tanto, no podían servir la comida en la boda. Eso sí, tampoco podían devolver los 1980 euros que los novios habían desembolsado.

Después de todo, el día después de la boda, los novios llamaron a la empresa. Lo cogió un hombre que decía ser el hermano de uno de los fallecidos en lo que denominó “un terrible accidente”. Que en ese momento les estaban enterrando.

Después de meses sin saber nada de la empresa, los novios descubrieron que otras parejas habían sufrido una historia similar con la misma compañía y decidieron denunciar los hechos.

Ahora, la Justicia ha hablado: reconoce la mentira, pero no la sanciona. No lo considera una estafa. La Audiencia Provincial de Madrid les ha absuelto del delito. La Fiscalía pedía un año y tres meses de prisión al padre y al hijo, y ahora se les absuelve a pesar de no prestar los servicios y no devolver el dinero a los novios. 

La Audiencia considera que la empresa de catering realizó acciones que demuestran su intención inicial de cumplir con el contrato, y que aunque, la excusa que se le dio a los novios era falsa, no hay pruebas suficientes de que al contratar hubiera intención de engañar a los novios. 

Lo más