Estos son los derechos de los que disfrutará el nuevo hijo de Julio Iglesias

Javier Sánchez Santos ganó la demanda de paternidad que presentó contra el cantante para ser reconocido como su noveno hijo

Audio

 

Ana Castaño | Laura González

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:08

Desde 1991 Javier Sánchez Santos, de 42 años, y su madre, María Edite, han estado luchando por demostrar que Julio Iglesias era su padre. El miércoles 10 de julio de 2019 ganaron la batalla en los tribunales del Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia.

COPE.es ha hablado con Fernando Osuna, abogado de Javier, para conocer más detalles del proceso judicial y de cómo ha vivido la situación el noveno hijo del cantante.

A pesar de la polémica que ha generado este juicio, Osuna cree que lo importante es “la dignidad y la imagen” de su cliente y considera que “no se puede ir por la vida sin saber quién es tu padre”.

La prueba genética fue la definitiva para demostrar que la insistencia, durante tantos años, de madre e hijo no ha sido en balde. “Genéticamente se sabía quién era el padre porque hicimos una prueba de ADN con Julio José Iglesias Preysler y dio un resultado del 99%, ambos son hijos de Julio Iglesias”, ha afirmado el abogado.

Estos son los derechos de los que disfrutará el nuevo hijo de Julio Iglesias

 

¿Por sangre o por dinero? Este es uno de los debates que más ha girado en torno a Javier Sánchez Santos. Su abogado niega rotundamente que haya iniciado todo el proceso judicial por motivos económicos: “Jamás me ha planteado la cuestión económica, porque entre otras cosas, hasta que no muera Julio Iglesias no se produce la herencia”. A pesar de ello, si Javier “se pone malo o cae en la miseria económica”, Julio Iglesias tiene el “derecho civil de socorrer a su hijo en una situación extrema”.

En cuanto a la vida del nuevo hijo del cantante, “seguirá igual, pero con la satisfacción tan grande y la tranquilidad de que es hijo de Julio Iglesias, pero la vida para él seguirá igual”, ha recalcado Osuna. Sin embargo, Javier no ha tenido contacto directo con su padre, solo con su hermano Julio José.

A pesar de que el abogado de Javier ha recalcado que “no se han debatido cuestiones económicas”, ha anunciado que están “estudiando la posibilidad de pedirle a Julio Iglesias, mediante una demanda civil, daños morales por el perjuicio que le ha producido a Javier, su hijo, por todo lo que conlleva la situación de ser un hijo que no tiene a su padre, que se encuentra solamente con el apoyo de su madre. Es una cuestión compleja pero no imposible”.

Por último, ha querido subrayar que esto no sucede “solo en el caso de Javier. También en el de Carlos Baute y en otros casos donde el padre es una persona con mucho bienestar económico y los hijos todo lo contrario, por lo que sufren depresiones, crisis nerviosas... Estos hijos que no tienen a su padre lo pasan muy mal en la vida”.

Estos son los derechos de los que disfrutará el nuevo hijo de Julio Iglesias

Javier Sánchez y su madre, María Edite

LOS CINCO PILARES DE LA SENTENCIA

Fernando Osuna ha dicho que parece ser que Julio Iglesias la va a recurrir, pero ese recurso no tiene “ningún futuro” porque la sentencia está muy bien fundamentada. Se basa en cinco pilares básicos:

  1. Que Julio Iglesias no haya ido en repetidas ocasiones a hacerse la prueba de ADN.

  2. El hecho de que la madre coincidió en el año 1975 con Julio Iglesias en Gerona y estuvieron mucho tiempo juntos, hay pruebas y testigos. Nueves meses después nació Javier.

  3. El parecido tan grande que hay. Un evidentísimo parecido físico entre padre e hijo, según el juez.

  4. La prueba de ADN negativa de que Javier no es hijo del que fue su padrastro, expareja de su madre.

  5. La persistencia desde 1991 de Javier y de su madre para conseguir lo que ya se ha conseguido”.

Lo más