Boletín

17 DE FEBRERO

Lo que dice del actual PSOE su propuesta de reforma educativa

La comunidad educativa resta valor a un texto que será difícil que llegue a ver la luz o, en su caso, pueda finalmente aplicarse

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 05:58

Resulta difícil de explicar la decisión del gobierno de presentar nada menos que una reforma educativa después de haber anunciado el presidente la convocatoria de elecciones. La comunidad educativa resta valor a un texto que será difícil que llegue a ver la luz o, en su caso, pueda finalmente aplicarse. Esto afecta a las medidas que restan valor a la asignatura de religión y a las que pretenden restringir los conciertos educativos. La escuela católica las ha recibido con preocupación, pero con el consuelo de saber que se trata de un brindis al sol. Este modo de actuar, sin embargo, muestra a las claras qué idea tienen los socialistas de la educación. Tras dinamitar el pacto educativo que venía fraguándose pocos meses antes de la moción de censura contra Mariano Rajoy, el gobierno no ha buscado más diálogo que con los nacionalistas y sus aliados de Podemos, renunciando a un gran acuerdo que de una vez por todas sirviera para despolitizar el debate educativo en España. Los socialistas han optado, en cambio, por el entendimiento con quienes conciben la educación como un instrumento al servicio de su ideología. No son conjeturas: allá donde gobierna, y de forma singular en Cataluña, el nacionalismo ha demostrado que para él la escuela no es más que un apéndice de su aparato propagandístico. Esa es la tesis a la que se abona ahora Pedro Sánchez, hurtando el debate sobre su propuesta de reforma e incluso vulnerando los procedimientos elementales al esquivar el dictamen del Consejo de Estado.

Lo más