Boletín

4 de diciembre

La culpa no es del otro

Los votantes que lo fueron del PSOE, y que en esta ocasión se han abstenido, se sienten defraudados por una política alejada del constitucionalismo.

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 12:32

El resultado de las elecciones andaluzas ha desatado un enfrentamiento entre Susana Díaz y Pedro Sánchez. Nunca se llevaron bien los dos líderes socialistas. Y ahora tanto uno como otro parecen resistirse a sacar las consecuencias del importante descenso de votos que va a dejar al PSOE, si todo transcurre de forma normal, fuera del Gobierno andaluz.

En realidad las responsabilidades son compartidas. Los votantes que lo fueron del PSOE, y que en esta ocasión se han abstenido, se sienten defraudados por una política alejada del constitucionalismo. Los votantes y simpatizantes del PSOE andaluz, gran reserva de votos del partido, en su inmensa mayoría pertenecen a un centro-izquierda para el que la unidad de España es un valor indiscutible. El acercamiento de Sánchez al independentismo, a Podemos y a Bildu ha pasado factura.

Pero Susana Díaz también tiene su cuota de responsabilidad. Desde 2015 la ahora presidenta en funciones ha dedicado escasas o nulas energías a la gestión de los problemas sanitarios, educativos y económicos que tiene la Comunidad Autónoma, que son muchos. La política es resolver problemas, mejorar la vida de las personas. La última legislatura ha sido, en gran medida, una legislatura perdida. Sánchez y Díaz deben empezar a reconocer la realidad. La culpa no es del otro. 

Lo más