¿Qué pasará ahora con Julian Assange?

La única ayuda que ha recibido hasta ahora el fundador de Wikileaks ha llegado desde la oposición laborista

¿Qué pasará ahora con Julian Assange?

 

Iván Alonso
@Ivan_al1

Redactor de Informativos

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:08

La batalla de Julian Assange por no ser extraditado a Estados Unidos no ha hecho nada más que comenzar. Declarado culpable ayer ya por saltarse la condicional impuesta (le podrían caer hasta 12 meses de cárcel en Reino Unido) por un tribunal británico en 2012 cuando se recluyó en la embajada de Ecuador situada en la capital británica, no se esperan grandes movimientos en su caso hasta el próximo 2 de mayo cuando testifique de nuevo ante la Corte de Magistrados de Westminster en Londres.

El fundador de Wikileaks lo hará desde prisión, donde se encuentra desde ayer por la tarde tras ser encerrado después de la primera vista celebrada en esos juzgados. Esa comparecencia será por videollamada y entonces comenzará ese proceso de extradición que podría durar meses o incluso años como apuntan varios medios británicos. Todo por la complejidad del caso y por la negativa rotunda del propio Assange a ser extraditado a Estados Unidos. El juez dictó ayer que el país norteamericano tiene hasta el próximo 12 de junio para presentar la documentación necesaria y presentar sus argumentos.

La única ayuda que ha recibido hasta ahora Assange ha llegado desde la oposición laborista. Su líder, Jeremy Corbyn ha pedido por twitter al Gobierno de Theresa May que se oponga a la extradición de Assange porque lo único que ha hecho es revelar pruebas de las atrocidades cometidas en Irak y Afganistán”. Ayer, la abogada del hacker y activista australiano, de 47años, hablaba a las puertas de los y aseguraba que si la extradición, finalmente se produce sentará “un peligro precedente para los periodistas” ya que no estos no podrán, decía, “publicar información veraz sobre Estados Unido nunca más sin riesgo a ser encerrados”.

Lo que está claro es que en este proceso no tendrá ayuda alguna por parte del Gobierno británico, que siempre se ha mostrado inflexible con la situación del australiano. Ayer la propia Theresa May se congratulaba por la detención del activista y aseguraba que “nadie está por encima de la ley”. La primera ministra agradecía, al igual que lo hacía el ministro del Interior Sajid Javid, a Scotland Yard la “profesionalidad” con la que ha tratado la situación y al Ejecutivo ecuatoriano por su intermediación.

6 años y 10 meses después, desmejorado y con una barba blanca de meses,Julian Assange salía por la puerta de la embajada de Ecuador en Londres. El fundador de Wikileaks no lo hizo por su propio medio. Fueron 7 policías británicos los que le llevaron en volandas después de que el Gobierno ecuatoriano le retirara la inmunidad diplomática.

Lo más