El Comisario europeo de Migración: "La Comisión no acepta amenazas"

Barco con inmigrantes

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:11

El comisario europeo de Migración, Dimitris Avramópulos, ha advirtido al Gobierno italiano de que "atacar a la
Unión Europea (UE) es dispararse en un pie", tras las críticas vertidas por el país contra el resto de socios en relación a la gestión del fenómeno migratorio.

"Los políticos italianos deben poner fin al juego de las acusaciones, atacar la UE significa dispararse en un pie", dice Avramópulos en una entrevista publicada este domingo por el diario italiano Repubblica.

El comisario europeo considera que el Gobierno italiano, formado por el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, debe comprender que el resto del bloque comunitario está para ayudar.

Asimismo, rechaza que la línea dura, tal y como han defendido los dos vicepresidentes del Gobierno, Luigi Di Maio y Matteo Salvini, funcione con las instituciones europeas.

En este sentido, confía en que la amenaza del Ejecutivo italiano de reducir su contribución al presupuesto de la Unión Europea sea "solo una reacción política espontánea".

"La Comisión Europea dice claramente 'no' a las amenazas, no son aceptables. Todos los gobiernos están legalmente obligados a respetar los deberes que derivan de su membresía de la Unión. Obligaciones jurídicas, políticas y morales", ha indicado.

Avramópulos admite que el fenómeno migratorio debe ser gestionado por todos los estados miembros, pero avisa a Italia de que los inmigrantes "no son enemigos, no son una amenaza para la seguridad nacional, son solo personas vulnerables y los gobiernos tienen un deber humanitario y ético que respetar: es necesario permitirles desembarcar y ofrecerles asistencia y apoyo".

"Italia debe aceptar que inmigrantes desembarquen (en sus costas) e identificarlos, también con ayuda financiera de la Comisión y con el apoyo de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO)", ha expuesto. "Y el resto de los gobiernos no pueden dejar a Roma sola, deben hacerse cargo de los solicitantes de asilo", prosiguió.

Finalmente, opinó que aquellas personas que sean identificadas como inmigrantes económicos "deben ser repatriadas"

"En septiembre propondremos aumentar los poderes de la Guardia Costera comunitaria y las reglas europeas sobre devoluciones para devolver a los ilegales a sus países de origen", concluyó.

El Gobierno italiano puso ayer fin a la retención de cinco días de más de un centenar de inmigrantes que estaban a bordo del barco militar "Diciotti", atracado desde el 20 de agosto en Catania.

El ministro del Interior de Italia, el ultraderechista Matteo Salvini, no les autorizaba bajar con la intención de presionar a los países europeos para que acordaran su reubicación.

Finalmente, en la madrugada del 26 de agosto, 138 inmigrantes que seguían en el barco pudieron pisar tierra y serán repartidos entre Albania, Irlanda y los centros que gestiona la Iglesia católica italiana en el país

Lo más