Boletín

147 muertos y más de 600 heridos en la lucha por el control de Trípoli

La ofensiva del mariscal rebelde Jalifa Hafter contra el gobierno libio ha causado más de 8.000 desplazados

Ataques obligan a cesar el tráfico aéreo en el único aeródromo de Trípoli

EPA8150. TRÍPOLI (LIBIA), 08/04/2019.- Varios militares se preparan para ir a la línea de combate en Trípoli (Libia), este lunes. Los bombardeos de las tropas bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte de Libia, obligaron hoy a interrumpir el tráfico aéreo en la base militar de Maitiga, único aeropuerto en funcionamiento en Trípoli. EFE/ StringerSTRINGER

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:35

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de que al menos 147 personas han muerto y otras 614 han resultado heridas durante la ofensiva emprendida hace diez días por el general Jalifa Haftar para tomar la capital de Libia, Trípoli.

"El número de víctimas es ahora de 147 muertos y 614 heridos. Estamos enviando suministros médicos en apoyo a los hospitales del área de Trípoli que se encuentran desbordados", ha indicado la OMS en su cuenta de Twitter.

El general Haftar lidera el Ejército Nacional Libio (LNA, por sus siglas en inglés), que de momento se mantiene a unos 40 kilómetros de la capital del país, donde está librando constantes escaramuzas con las fuerzas de Trípoli.

Este fin de semana, la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) ha recordado que el bombardeo de zonas civiles supone un crimen de guerra tipificado en el Derecho Internacional Humanitario, un recordatorio que está directamente relacionado con la ofensiva lanzada sobre Trípoli.

"La UNSMIL advierte que el bombardeo sobre colegios, hospitales, ambulancias y zonas civiles está estrictamente prohibido por el Derecho Internacional Humanitario", ha subrayado la misión de la ONU.

MANIFESTACIONES

El balance ha aparecido poco después de que miles de libios salieran a las calles de Trípoli y Misrata para manifestarse contra el conflicto abierto entre Haftar y el "primer ministro" reconocido del país, Fayez Serraj, jefe del Gobierno de Trípoli.

Según el 'Libya Herald', los responsables de las manifestaciones pretendían tender una mano amiga a Haftar y proponerle que apostara por una solución pacífica a través de un gobierno civil, frente al régimen militar que, temen, podría imponer el general si consigue apoderarse de la ciudad.

En las protestas también se ha denunciado el respaldo que Haftar recibe de aliados internacionales como Arabia Saudí y Francia. En la manifestación de Misrata, de hecho, los participantes quemaron una bandera francesa.

DETENCIÓN DE UN YIHADISTA

Por otro lado, el Gobierno libio de Trípoli, reconocido por la comunidad internacional, ha anunciado la detención de un individuo acusado de formar parte de la organización terrorista Estado Islámico que pretendía atentar en la capital siria.

El individuo ha sido identificado como Anas Abrik Zuki, también conocido como Abú Abdulá Al Darnawi, de nacionalidad libia, y bajo detención de las llamadas Fuerzas Especiales de Contención desde la última hora del sábado, según un comunicado del Ministerio del Interior.

El Ministerio ha explicado en su web de Facebook que Al Darnawi llegó a Trípoli desde la ciudad de Benghazi con escala en Umm al Aranib, en pleno desierto meridional del país, antes de asentarse en Trípoli.

Los investigadores han indicado que Al Darnawi tenía intención de llevar a cabo "operaciones terroristas y desestabilizar la seguridad y la estabilidad de la capital".

"Los servicios de seguridad están completamente preparados para enfrentarse a cualquier intento de poner en peligro la seguridad de la capital, en especial en estas circunstancias tan excepcionales", ha añadido el Ministerio.

Con esta detención, el Ministerio quiere responder a las acusaciones de Haftar, que apunta a que las autoridades de Trípoli están encubriendo a "elementos terroristas" para luchar contra "su legítima ofensiva".

Lo más