Urdangarin podría acceder al tercer grado en dos meses

En caso de que el ministro Grande-Marlaska lo decline, el ex Duque de Palma podría solicitar la semilibertad en 1 año y medio

Urdangarin podría acceder al tercer grado dentro de dos meses

 

  • item no encontrado

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 27 ago 2018

Iñaki Urdangarin ha sido condenado a 5 años y 10 meses de prisión por la comisión de los delitos de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, fraude y dos delitos fiscales en relación con el Caso Nóos.

Una vez conocida la sentencia, la cuestión que late es determinar cuánto tiempo efectivo pasará en prisión. Aunque lo más probable es que el cuñado del Rey recurra en amparo al Tribunal Constitucional, la decisión que adopte no retrasará su ingreso en la cárcel, a lo que tendrá que proceder dentro de los próximos 5 días de conformidad con el mandamiento que este miércoles le ha entregado la Audiencia de Palma. Ello porque la condena impuesta es superior a 5 años, que es el límite adoptado por el tribunal para no suspender la ejecución de las penas mientras resuelve los recursos. 

Lo cierto es que lejos de los 5 años y 10 meses a los que ha sido condenado, Urdangarín podría acceder al tercer grado penitenciario, o lo que es lo mismo, al régimen de semilibertad, dentro de 2 meses. Según dispone el Reglamento Penitenciario, una vez recibida la propuesta, la resolución debe acordarse dentro del plazo de 2 meses, que puede ser ampliado hasta 2 meses más en caso de que sea necesario realizar una mejor observación del reo.

ACCESO INMEDIATO A LA SEMILIBERTAD

Y es que, con la ley en la mano nada impediría al marido de la Infanta Cristina acceder de forma inmediata a este régimen, que se caracteriza porque permite a los reclusos pasar como mínimo 8 horas de cada veinticuatro en la cárcel, así como salir los fines de semana y disfrutar de 48 días de permisos al año. Así lo establece el artículo 72.3 de la Ley General Penitenciaria cuando establece que “un interno podrá ser situado inicialmente en grado superior, salvo el de libertad condicional, sin tener que pasar necesariamente por los que le preceden”.

Se trata de una decisión que debe adoptar la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, que depende del Ministerio del Interior, ahora dirigido por el magistrado Fernando Grande-Marlaska.

EN SU DEFECTO, DOS AÑOS EN PRISIÓN 

En caso de que la Secretaría decline su acceso inmediato al tercer grado, el ex Duque de Palma podría solicitar la semilibertad una vez cumplida una cuarta parte de la pena, esto es, dentro de 1 año y medio. Y es que, aunque el artículo 36.2 del Código Penal establece que “cuando la duración de la pena de prisión impuesta sea superior a cinco años, el juez o tribunal podrá ordenar que la clasificación del condenado en el tercer grado no se efectúe hasta el cumplimiento de la mitad de la pena ”, a esta medida se suele acudir en relación con condenados por delitos relacionados con terrorismo, grupos criminales o abusos y agresiones sexuales a menores de 16 años.

Entre los requisitos que se le exigirían al ex Duque de Palma para quedar en semilibertad está que haya satisfecho la responsabilidad civil que emana de la sentencia, lo que ya ha hecho.

En cualquier caso, la clasificación penitenciaria se revisa cada seis meses, por lo que Urdangarin podría accerder con presura al tercer grado aunque inicialmente ingrese en prisión en régimen ordinario.

Lo más