La quinta de la Constitución

Seis españoles nacidos en 1978 nos cuentan sus impresiones acerca de la carta magna

Seis españoles nacidos en 1978 nos cuentan sus impresiones acerca de la carta magna

Javier Attard

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 05:12

¿Qué tienen en común Belinda, Isabel, David, Nerea, Raúl o Emilio? Aparentemente nada, pero si atendemos al año de su nacimiento, todos ellos son de la quinta de la Constitución. Nacieron en 1978. Aquel año clave en la Transición, en el que vinieron al mundo casi 700.000 españoles.

ESCUCHA AQUÍ A LA QUINTA DE LA CONSTITUCIÓN

Nerea, que tenía poco más de dos meses cuando se celebró el referéndum, no comprobó lo importante que era la Carta Magna hasta que llegó a la universidad y se dio de bruces con la asignatura de Derecho Constitucional.

La Constitución, en el caso de Belinda, que trabaja en un ayuntamiento, es una compañera habitual en su trabajo. “La utilizo día a día, casi sin darme cuenta. Es el motor de nuestra sociedad”.

En el panorama político, se habla y mucho de una posible reforma Constitucional, pero pocos de los que la piden la concretan. A Isabel, funcionaria de Justicia, le gustaría que se ahondara en la separación de poderes. “Ahora lo hemos visto con la polémica que ha habido. Modificaría la Constitución para que el Congreso y el Senado no intervinieran en el nombramiento del CGPJ y el Tribunal Constitucional”.

Emilio y Raúl, que también nacieron en el 78, no verían ningún problema en actualizarla: “Hay mecanismos que permiten la modificación. Siempre que sea acordada y consensuada, no veo problema”. “Absolutamente sí debería ser reformada. La foto en blanco y negro de la España de hace 40 años, no es la de ahora”.

Mientras David atiende a cliente y cliente en su ferretería, explica que no ve muy necesario que se cambie la Constitución. Está convencido de que si la conociéramos más, a todos nos iría mejor. “Cuando se creó sí, pero hoy en día nadie la conoce. La gente debería conocerla más para poder utilizarla o, en su caso, mejorarla”.

El asunto catalán marca, en parte, este 40 aniversario. Desde algunos sectores, se apunta a que se le debería dar un encaje especial en la Carta Maga. Belinda no las tiene todas consigo: “Ojalá pudiera tener la respuesta al problema catalán. Si esa fuera la solución, quizás habría que planteárselo, pero no lo tengo tan claro”. Isabel cree que sería incluso más perjudicial: “No creo necesario darle un encaje en el que los catalanes se sientan más cómodos porque eso generaría más tensiones territoriales”.

La España democrática cumple ahora 40 años, en un momento político algo convulso... El futuro y hacia dónde camina el país, es algo que nos genera preocupación. Nerea no se olvida de los más pequeños: “Depende del día, hay días que veo que esto va a la debacle. Miro a mis hijos y digo: qué país les estamos dejando. Lo que más me asusta es la mediocridad de nuestros políticos.

Pero si buscamos un modelo a seguir, Isabel lo tiene muy claro: no tenemos más que echar la mirada cuatro décadas atrás. “Espero que el sentido común que se tuvo hace 40 años, cuando se escribió la Constitución, sea lo que prime de cara al futuro”.

Un espíritu, el de la Transición, que bien nos podría servir, a tenor de lo que nos ha contado la quinta del 78, para arreglar muchos de los problemas a los que hoy nos enfrentamos. Lo que es seguro es que 40 años después, aquellos que nacieron al tiempo que la Constitución alumbraba la España democrática, siguen teniéndola muy presente...

Lo más