COPE

Newsletters
Registrarme

Cinco años de los atentados de las Ramblas y Cambrils: tres días de horror, 16 fallecidos y tres condenados

Barcelona conmemorará este miércoles el aniversario de los peores atentados terroristas registrados en España en la última década

Vídeo

Tiempo de lectura: 9'Actualizado 03:01

Los yihadistas que atacaron las Ramblas de Barcelona y el pueblo catalán de Cambrils en agosto de 2017 tenían en mente algo todavía mayor. La célula pensó en atacar algunos de los monumentos más famosos de Europa, entre ellos la catedral de la Sagrada Familia, en Barcelona, y el estadio del Camp Nou, entre otros objetivos.

Material encontrado en cámaras de fotos, ordenadores y teléfonos móviles también mostró que los integrantes de la célula catalana visitaron la Torre Eiffel en París para fotografiar y hacer videos de su estructura y características de seguridad.

Son y fueron los peores atentados terroristas registrados en España en la última década. Pero una explosión fortuita en la casa donde preparaban los explosivos les obligó a cambiar de planes.

Tres días de horror

En una calurosa noche de verano, el 16 de Agosto de 2017, en el pueblo costero catalán de Alcanar, los vecinos de la urbanización Montecarlo estaban cenando con amigos en la terraza o tomando una ducha fría.

Al final de un camino de tierra había una pequeña casa blanca de planta cuadrada rodeada de olivos. En la terraza un joven de 22 años, Mohamed Houli Chemlal, miraba su teléfono. Un vecino pasó por delante y lo saludó. Poco después, una enorme explosión sacudió y derrumbó el edificio.

Ladrillos, piezas de acero y trozos de carne humana salieron disparados. Los restos entraron por las ventas de las casas adyacentes y partes del cuerpo de dos personas cayeron sobre los jardines cercanos. Murieron Abdelbaki Es Satty, un imán de 44 años, y Youssef Aalla, de 22, ambos de origen marroquí.

Los servicios de emergencia llegaron poco después y el chico que había sido visto en la terraza fue trasladado al hospital con heridas leves.

En esos momentos, nadie pensó que podía ser el miembro de una célula que preparaba devastadores ataques.

Pero cuando los servicios de emergencia y una máquina retroexcavadora removían los restos al día siguiente se produjo una segunda explosión, casi tan grande como la primera, que dejó a otras diez personas heridas. Debajo de los restos no había una tubería de gas en mal estado ni un laboratorio de drogas, sino un cargamento para fabricar más de 200 kilos de explosivos, muy inestables y diseñados para causar muchas muertes.

Había bombonas de butano, más de un centenar, y todos los ingredientes para fabricar TATP o triperóxido de acetona, un explosivo cristalino conocido como "la madre de Satán" y utilizado antes en los atentados de noviembre de 2005 París y de marzo de 2016 en Bruselas. Los atacantes también prepararon granadas y chalecos explosivos.

Un día después de la explosión de Alcanar, en la tarde del 17 de agosto, un hombre de 22 años llamado Younes Abouqaaqoub se subió a una furgoneta blanca alquilada y la condujo a toda velocidad por las Ramblas de Barcelona, matando a 13 personas.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Tan solo unos pocos minutos superaban las cinco de la tarde en una tarde veraniega como la de hoy, en la ciudad de Barcelona, con miles y miles de turistas dejándose enamorar por cada uno de los rincones que esconde la ciudad condal. Uno de esos lugares predilectos es el paseo de Las Ramblas, un paseo que vería en ese momento cómo de manera repentina una furgoneta blanca irrumpió a gran velocidad a lo largo de la zona peatonal. Conducción serpenteante y a un ritmo endiablado, buscando asesinar a cuantas más personas pudiera. Así lo contó la Cadena COPE.

Audio


Luego secuestró un coche y mató al conductor del vehículo. Una mujer alemana herida en el ataque de las Ramblas murió posteriormente.

Y ocho horas después, en la madrugada del 18 de agosto, cinco hombres condujeron hasta Cambrils, localidad costera a unos 100 km de Barcelona. Eran Houssaine Abouyaaqoub, hermano del atacante de la capital catalana; Moussa Oukabir, Said Aallaa y los hermanos Mohamed y Omar Hychami. Su Audi A3 negro se precipitó contra los paseantes en este pueblo de mar, matando a una mujer de nacionalidad española e hiriendo a otros transeúntes.

Miembros del grupo llevaban grandes cuchillos y un hacha, falsos chalecos explosivos con botellas de plástico pegadas, todo pensado para crear pánico, así como pañuelos rojos anudados al cuello utilizados con anterioridad como símbolo en otros atentados yihadistas.

Tanto Younes Abouyaqooub como los atacantes de Cambrils murieron abatidos por la policía.

ctv-f1x-1658307724458


Los sospechosos

La policía detuvo a cuatro hombres en conexión con los ataques, tres de ellos fueron arrestados en Ripoll (el autor del atentado en Cambrils, el hermano de Moussa Oukabir y un tercer hombre), y en Alcanar, el hombre de 20 años de edad que sobrevivió a la explosión.

Younes Abouyaaqoub

Tras la explosión del chalét de Alcanar, Younes cometió 13 asesinatos al arrollar con la furgoneta a los peatones. Acto seguido cruzó por el mercado de la Boquería y recorrió la ciudad a pie hasta que llegó a la Zona Universitaria, donde asesinó a Pau Pérez, que estaba aparcando su coche. El vehículo robado era un Ford Focus blanco, con el que atropelló a una Mossa d'esquadra al saltarse el control policial. Traducida por un primo, su madre dijo que el imán Abdelbaki Es Satty le había estado lavando el cerebro a Younes.

Una vez se produjo el abatimiento de varios terroristas en Cambrils se dio a Younes por muerto, pero más tarde se confirmó que el cuerpo caído en el tiroteo fue el de Moussa Oukabir. Los 'Mossos de Escuadra' se encargaron de difundir las imágenes para poder colaborar en su localización. El 21 de agosto fue abatido por la policía en el municipio barcelonés de Subirats, cuando fue interceptado en un camino rural llevando un falso cinturón de explosivos.

Houssaine Abouyaaqoub

Houssaine Abouyaaqoub, de 17 años de edad y hermano de Younes, fue uno de los atacantes abatidos en Cambrils a primera hora del 18 de agosto de 2017.

Moussa Oukabir

Moussa Oukabir acababa de cumplir 18 años de edad en el momento del ataque. Murió por el disparo de un policía en el ataque de Cambrils.

El Fiat Talento utilizado en el ataque de La Rambla fue alquilado por el hermano de Moussa, Driss Oukabir, que le contó a la policía que su hermano le había robado la identificación.

Moussa Oukabir vivía legalmente en España con su familia desde 2005. En 2014 y 2015 jugó al fútbol sala para el equipo de Ripoll. En 2015, cuando le preguntaron en Kiwi, una red social, qué haría en su primer día como el rey del mundo, contestó que "mataría a los infieles y perdonaría a los musulmanes que siguiesen la religión."

Said Aallaa

Said Aallaa, de 19 años de edad, nació en Naour, Marruecos. Estuvo viviendo en Ribes de Freser, España, un pueblo cerca de Ripoll.

Murió a manos de un policía tras el atentado de Cambrils. Said guardaba fotografías de armas de fuego y evidencias religiosas sobre su afiliación a grupos islámicos. Said había dejado una nota en su habitación disculpándose de todo el daño que había causado.

Youssef Aallaa

La policía confirmó que Youssef Aalla falleció en la explosión de Alcanar cuando encontraron en los restos hallados su ADN. Nació en Marruecos, y era hermano de Said Aallaa. Su padre dijo que Youssef asistía a la mezquita.

Mohammed y Omar Hychami

Mohammed Hychami, de 24 años de edad, y Omar Hychami de 21, eran los que condujeron el Audi A3 oscuro que utilizaron en el atentado de Cambrils, donde fueron abatidos por la policía. Según la madre de ambos hermanos, Mohammed le dijo que se marchaban de vacaciones y volverían en una semana.

Abdelbaki Es Satty

Abdelbaki Es Satty, un imán en Ripoll, nacido en Marruecos, sería presuntamente el cerebro de la célula terrorista. Murió el 16 de agosto en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona), donde la célula terrorista tenía su base de operaciones. Según las investigaciones se radicalizó en algunos viajes que hizo al extranjero en los últimos años. Según los primeros datos Es Satty tuvo contacto con algún enlace del Estado Islámico en sus visitas a Marruecos, Bélgica o Francia.

De 40 o 44 años de edad, fue detenido en 2010 en Ceuta cuando transportaba 12 kilos de hachís. Fue trasladado a la cárcel provincial de Castellón porque su esposa residía en Cataluña. En la cárcel conoció a Rachid Aglif, uno de los condenados por los atentados del 11 de marzo en Madrid en 2004, aunque fuentes oficiales desvincularon esta relación del proceso de radicalización posterior. Tras abandonar la cárcel en enero de 2012, Es Satty se trasladó a Villanueva y Geltrú, donde, según las fuentes oficiales consultadas por los medios de comunicación, “orienta su vida en el aspecto religioso”. Es Satty, fue empleado como imán en la mezquita de la Comunidad Islámica Annour de Ripoll en 2015, ejerciendo hasta su repentina renuncia en junio de 2017. El 16 de agosto de 2017, justo antes del ataque, le dijo a un hombre al que desde hacía varios meses alquilaba una habitación en su casa que se marchaba para un viaje a Marruecos.

Es Satty también ha sido relacionado con la Operación Chacal (2006), cuando cinco islamistas fueron arrestados por enviar yihadistas para luchar en Irak.

Las víctimas

En el ataque de Barcelona murieron atropelladas 13 personas y 131 resultaron heridas, 16 de ellas en estado crítico y 46 con diagnóstico leve. Las víctimas eran de más de 34 nacionalidades distintas. Una turista alemana de 51 años falleció a los diez días, sucumbiendo a las graves lesiones. Los tres fallecidos españoles son un niño de tres años y su tío abuelo, Francisco López Rodríguez, de 57 años, natural de Lanteira, residentes en Rubí. La hermana del niño y la esposa del fallecido estaban con ellos y resultaron heridas y Pepita Codina, de 75 años y vecina de San Hipólito de Voltregá, que paseaba con su hija que resultó ilesa.Silvina Pereyra, de 40 años y trabajadora en el Mercado de la Boquería, tenía la doble nacionalidad española y argentina. El 20 de agosto se confirmó que el niño de siete años Julian Cadman de doble nacionalidad australiana y británica, al que algunas informaciones habían dado incorrectamente como desaparecido, estaba entre los fallecidos. El turista Harry Athwal se convirtió en un héroe en el Reino Unido tras prestar ayuda a Julian y no querer abandonarlo.

En el ataque de Cambrils se provocó la muerte de otra española, Ana María Suárez, natural de Zaragoza de 67 años, junto a seis heridos. En este mismo ataque también murieron, abatidos por la policía, los cinco asaltantes. El 21 de agosto de 2017 se confirmó que Pau Pérez fue acuchillado en Barcelona por Younes Abouyaaqoub, el conductor de la furgoneta que atacó en las Ramblas en su huida, siendo la víctima mortal número 15.

En total, los sucesos de Cataluña provocaron heridas de diferente consideración a 155 personas de hasta 34 nacionalidades.

Lista de las 16 víctimas mortales:

Francisco López Rodríguez, de 57 años. España. Vecino de Rubí.

Xavier Martínez, de 3 años. España. Vecino de Rubí.

Pepita Codina, de 75 años. España. Vecina de San Hipólito de Voltregá.

Silvina Pereyra, de 40 años. Doble nacionalidad española y argentina.

Julian Cadman, de 7 años. Doble nacionalidad australiana y británica.

Luca Russo, de 25 años. Italia.

Bruno Gulotta, de 35 años. Italia.

Carmen Lopardo, de 80 años. Italia.

Elke Vanbockrijck, de 44 años. Bélgica.

Jared Tucker, de 43 años. Estados Unidos.

Ian Moore Wilson. Canadá.

Maria de Lourdes Ribeiro, de 74 años. Portugal.

Maria Correia, de 20 años. Portugal.

Pau Pérez Villán, de 34 años. España. Vecino de Villafranca del Panadés.

Ana María Suárez López, de 67 años. España. Vecina de Zaragoza.

Identidad desconocida. Mujer de 51 años. Alemania.

La sentencia

La Audiencia Nacional ratificó el pasado mes de julio los aspectos más relevantes de la sentencia en la que el pasado año condenó a tres supervivientes de la célula y en la que admitió que las víctimas han sido "las grandes olvidadas" durante la instrucción de esta causa.

Tras una pequeña reducción de las condenas iniciales por una cuestión técnica, la Audiencia ha impuesto finalmente 43 años de cárcel a Mohamed Houli, quien resultó herido en la explosión en Alcanar; 36 años a Driss Oukabir, quien alquiló la furgoneta de Las Ramblas; y ocho años a Said Ben Iazza por colaboración ya que prestó su documentación y una furgoneta para comprar y transportar explosivos.

A Houli y Oukabir la Audiencia no les ha condenado como coautores de los 16 asesinatos cometidos por el resto de la célula terrorista, como pedían las acusaciones, al considerar que no tuvieron conocimiento ni participaron en las acciones terroristas. Una vez la sala de Apelación de la Audiencia Nacional ratificó en julio pasado los aspectos fundamentales de la condena, dos asociaciones de víctimas, la AVT y la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, han declinado recurrir ante el Supremo.

Según los abogados de estas asociaciones, la dificultad de rebatir los argumentos de la Audiencia Nacional y la amenaza de una condena en costas les han llevado a tirar la toalla en su lucha judicial para que Oukabir y Houli fuesen condenados también como coautores de esos asesinatos. Otras víctimas, sin embargo, sí que optarán por acudir al Alto Tribunal, como es el caso de la acusación ejercida por la familia del niño de 3 años que murió en Las Ramblas.

Los padres del menor seguirán batallando ante la Justicia para que se declare la responsabilidad civil del Estado "por su inexcusable negligencia grave al no haber adoptado las cautelas necesarias para prevenir la venta de los explosivos con los que se pretendía causar una masacre".

Hasta 355 víctimas figuran en la relación de hechos probados de la sentencia, aunque solo 216 han solicitado algún tipo de ayuda o indemnización al Ministerio de Interior, de las que, por ahora, 130 obtendrán una compensación por los daños físicos o psíquicos causados con un importe global de 7,2 millones de euros.

Memorial

El 4 de marzo de 2019 la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, inauguró un memorial en recuerdo de las víctimas, situado en la Rambla junto al pavimento Miró. Se trata de una inscripción de 12 metros de largo situada en el pavimento, en la que se lee la frase "Que la paz te cubra, oh ciudad de paz", escrita en árabe, catalán, castellano e inglés, junto al dibujo de Barcelona de Frederic Amat y la fecha y hora exacta del atentado: 17-08-2017, 16.50 h. Al acto asistieron también la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, la consejera de Presidencia de la Generalidad de Cataluña, Elsa Artadi, y el consejero de Interior, Miquel Buch, así como representantes de los cuerpos de seguridad y servicios de emergencia. En el acto no hubo intervenciones políticas; habló en nombre de las víctimas y sus familias Mireia Martínez, hermana de Xavi, el niño de Rubí que murió en el atentado, que recordó cada una de las víctimas y sus nacionalidades; y el actor Fèlix Pons recitó un poema de Federico García Lorca dedicado a La Rambla que declamó en el Teatro Principal en 1935.

Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, en COPE encontrarás el mejor análisis sobre la actualidad, las claves de nuestros comunicadores para entender todo lo que te rodea, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar
Directo Ecclesia al día

Ecclesia al día

Con Álvaro de Juana

Ver TRECE