Boletín

Cayetana Álvarez de Toledo, ¿la candidata de Casado o de Sánchez?

Cayetana Álvarez de Toledo siempre ha estado entre las preferidas por el líder popular para ocupar la portavocía de la Cámara Baja

El dilema de Casado con Álvarez de Toledo

 

María Dabán
@MarDab1

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:43

Pablo casado sigue deshojando la margarita antes de desvelar quiénes serán los próximos portavoces parlamentarios. Se esperaba que el líder del partido comunicara el pasado lunes sus nombres al Comité Ejecutivo del PP, pero, finalmente, ha decidido esperar a que se despeje el mapa de las negociaciones de los Ayuntamientos, de las CCAA, y a que se nombren los senadores autonómicos.

Cayetana Álvarez de Toledo siempre ha estado entre las preferidas por el líder popular para ocupar la portavocía de la Cámara Baja, porque, lo que tienen bastante, claro, de entrada, en el partido, es que quieren que la ocupe una mujer. Para Casado, la diputada por Barcelona sería la perfecta réplica a Inés Arrimadas, porque es, apuntan, “una política sin complejos” con un discurso contundente, muy en la línea de lo que piensa él mismo, pero Álvarez de Toledo despierta numerosos recelos no solo entre los barones, sino entre el propio grupo parlamentario, que no la ve con empatía y mano izquierda suficiente para llevar adelante esta tarea. 

Fuentes consultadas por la COPE, aseguran, incluso, que ella sería “el perfil que prefiere Pedro Sánchez” el de “una persona radical, lejos de la moderación”, en un parlamento que ya se augura suficientemente bronco.

La mejora de los resultados en los últimos comicios ha servido a Casado para ver el camino despejado para los próximos cuatro años, por eso, porque se siente reforzado, se inclina, cada vez más por designar a Álvarez de Toledo, sobre todo porque, como dice un dirigente del partido “nadie le va a toser ahora”. Otro de los nombres que suenan con fuerza para ese cargo es el de la vicesecretaria de Política Social y coordinadora de la campaña de las autonómicas y municipales, Cuca Gamarra, que tiene un perfil mucho más amable, y mucha más experiencia de gestión, ya que ha sido durante muchos años alcaldesa de Logroño. 

Si finalmente no fuera una mujer la elegida, el nombre que más suena es el de Teodoro García Egea, que tendría que abandonar entonces la secretaría general del partido.

Mención aparte merece la portavocía del Senado. Muchos en el PP comparten la teoría de que Ignacio Cosidó, que es apreciado en las filas populares, no puede continuar en ese cargo, porque la sombra de Kitchen le va a perseguir, aunque no esté imputado en ningún sumario, y sus adversarios lo van a seguir utilizando en su contra, como ya hicieron en la legislatura pasada. 

Casado ha eliminado a Rafael Hernando de la ecuación enviándolo a la Mesa de la Cámara Alta, y los otros ex-partidarios de Rajoy “exiliados” al Senado, tampoco son bien vistos para ocupar ese puesto. Eso sí, antes del verano las incógnitas estarán despejadas.

Lo más