Puigdemont publica una imagen de una carretera de Gerona cercana a la frontera francesa

En la instantánea se aprecia el pueblo de Molló, el camino del exilio, y un edificio de Policía y Guardia Civil

ctv-bvp-puigdemont-instagram-carretera-girona-frontera ediima20180108 0767 4

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:44

El expresidente del Govern, refugiado en Bruselas (Bélgica) para eludir la acción de la justicia española, ha publicado esta instantánea en su cuenta personal de la red social acompañada con un breve mensaje: 'Camins...'.

En la fotografía se aprecian dos personas caminando por la carretera C-38, que culmina en la frontera de España con Francia, y a lo lejos se pueden ver las instalaciones policiales de Camprodón, que comparten Policía Nacional y Guardia Civil.

Fuentes cercanas al cabeza de lista de Junts pel Catalunya han apuntado en los últimos días que Puigdemont pretendía ser investido antes de regresar a España con lo que el Estado debería detener a un presidente elegido por el Parlament si fuera el caso.

Aunque no se ha cerrado ningún escenario,  de cara a la opinión pública, es más difícil explicar la detención de un presidente de la Generalitat que de alguien que sea diputado raso.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se plantearía regresar a Cataluña después de una investidura telemática, sin moverse de Bélgica, opción que ha vetado hoy la oposición al soberanismo, sin descartar, si fuera necesario, un recurso al Tribunal Constitucional.

A nueve días del pleno de constitución del Parlament, los independentistas mantienen contactos discretos para configurar la Mesa del Parlament, cuya presidencia no quieren dejar en manos de Ciudadanos -ganador de las elecciones-, con la voluntad de volver a investir a Carles Puigdemont.

Camins... ⛰

Una publicación compartida de  Carles Puigdemont (@carlespuigdemont) el 

Al presidente cesado le espera una orden de detención cuando pise territorio español, por lo que JxCat baraja la posibilidad de una investidura telemática.

Fuentes del entorno de Puigdemont han aseverado que estaría dispuesto a regresar, como ya prometió durante la campaña electoral, pero que querría hacerlo como presidente electo, después de la investidura, consciente de que en ese contexto su detención tendría mayor repercusión internacional.

Desde ERC, el dirigente Roger Torrent ha dicho que son los letrados del Parlament los que deben definir si una eventual investidura de Puigdemont a distancia, por vía telemática, se ajusta al reglamento de la Cámara.

Sin perjuicio de que pueda pedirse un informe a los letrados, JxCat considera en todo caso que la decisión última debe recaer en al Mesa del Parlament que se elegirá el próximo día 17 de enero.

Sin embargo, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, considera "surrealista" que los independentistas sugieran la posibilidad de una investidura "telemática" de Puigdemont.

Maillo ha afirmado que el reglamento de la Cámara no lo permite y ha advertido de que si se pretende interpretar al "antojo" de quienes defienden esta posibilidad, para "contentar" al independentismo, el PP estará atento para recurrir donde sea necesario, incluido al Tribunal Constitucional.

Lo más