COPE

La subida de precios por el colapso de Shanghái se prolongará hasta 2023

Los expertos confirman en COPE que el bloqueo del puerto de Shanghái y la guerra de Ucrania hace que aumente el precio del textil y la electrónica

Audio

Maribel Sánchez Margallo
@maribelmargallo

Redactora 

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 00:30

El puerto chino de Shanghai es el que cuenta con mayor actividad del mundo desde que destronó en ese ranking al de Singapur en 2010 y ahora se ha convertido en un cuello de botella en el que están bloqueados medio millar de porta-contenedores. Su operatividad se ha reducido a menos del 25% de su capacidad y eso perjudica a los distribuidores y a los consumidores de Europa y EEUU que sufren la crisis de suministros y el desabastecimiento al que se añade ahora una nueva subida de los precios de las materias primas y los componentes electrónicos que proceden del gigante asiático.

De hecho, Francisco Aranda, presidente de UNO Organización de Logística y Transporte, calcula en COPE que “la salida de mercancías de puerto se está restringiendo al mínimo y eso significa que se incrementan tanto los costes de la gestión de la cadena de suministros como de los productos que salen de allí, ya sean productos terminados o materias prímas”. Algo que se confirma con la evolución del precio del contenedor en el puerto de Shanghái, que ha pasado de 1.500 euros a 8.500 en el mes de confinamiento impuesto por el régimen de Xi Jinping. Un coste que las navieras internacionales calculan que es de 13.000 dólares y subiendo , por lo que han empezado a registrar pérdidas y lo repercuten en el “flete” (coste por contenedor).

Además, Aranda reconoce que las empresas importadoras en España “están replanificando la cadena de suministro cada semana y la previsión es que la situación no volverá a la normalidad hasta finales de 2022 ó principios de 2023”.

A la subida de precios hay que añadir el aumento en el tiempo de espera de esos suministros que ha pasado de un promedio de 30 ó 40 días a loso 90 días, según datos facilitados a COPE por la Asociación de las Empresas Españolas Industriales Internacionalizadas (AEMEC)

Para hacernos una idea del tráfico de contenedores que registra este gran embarcadero chino, hay que recordar que en 2021 representó cerca del 30% del total de exportaciones de China, que, a su vez, representa el 65% de los contenedores marítimos que circulan por todo el mundo. “Si todos esos productos no se mueven, reconoce en COPE Alfredo Arahuetes, profesor agregado de Economía Internacional en la Universidad de ComillasICADE e Investigador Asociado del Real Instituto Elcano, eso implica un incremento de costes. Es una parte de la disfuncionalidad logística que tiene que pagar alguien porque repercute siempre en el precio final”.

EMPEORA DIA A DIA

Audio


La crisis se originó con la decisión de las autoridades chinas de confinar a la población por la crisis sanitaria que estaba provocando la variante ómicron del SARS-Cov2 (mayor que la que se registró al comienzo de la pandemia en Wuhan) y que obligó a aplicar la política de “Covid cero”. Una situación que empeora en las últimas semanas debido al aumento de contagios en Pekín, lo que está haciendo que las autoridades se planteen ampliar los confinamientos.

De hecho, el presidente de la patronal de empresas españoles de logística y transporte considera en COPE que “la situación en Shanghái es ahora mismo la más complicada desde que comenzó la crisis, porque se ha paralizado la cadena de suministros en las tres fases: en el puerto con escasez de estibadores, en el transporte terrestre por falta de camioneros y en las fábricas donde la producción se ha reducido de forma importante”. Por este motivo, desde UNO, advierten de que la crisis en la cadena de suministros se prolongará durante todo 2022, por lo que consideramos urgente y necesario que el Gobierno impulse iniciativas que faciliten a fabricantes e industrias poder reubicarse en España para establecer otros puntos de fabricación en zonas más próximas a la demanda. Sin embargo, el profesor Alfredo Arahuetes considera en COPE que “es muy difícil predecir que va a suceder en esta crisis de abastecimiento porque China utiliza una estrategia sanitaria muy distinta a la que adoptamos en Occidente y eso es lo que está provocando los retrasos. Según sus estimaciones económicas, sus medidas les van a llevar a perder crecimiento del PIB en el segundo semestre del año, aunque confían en tener la situación controlada en el mes de junio”.

El problema radica en que un pésimo resultado económico en el segundo semestre del año para China, va a afectar negativamente al crecimiento de la economía mundial. Es lo que lleva al Investigador del Real Instituto Elcano a señalar que “caminamos hacia una fuerte desaceleración mundial que algunos economistas internacionales llegan a llamar recesión”(dos caídas económicas consecutivas en dos semestres del año).

Además, a la falta de trabajadores portuarios y de un 50% de camioneros (datos de la Cámara de Comercio de la Unión Europea) que portan las mercancías al puerto de Shanghái para su posterior distribución por todo el mundo se suma a la guerra de Ucrania porque las rutas alternativas que pasaban por el país de Putin y el de Zelensky también están bloqueadas.

Fernando Aranda explica en COPE que “son nuevos obstáculos en la cadena de suministros porque la guerra de Ucrania está provocando la reducción de materias primas que llegan a España desde esos países y, por otro lado, ha hecho que se reduzca la zona aérea por la que transitaban las mercancías procedentes de otros países”.

TEXTIL Y ELECTRÓNICA PARA ESPAÑA

Las consecuencias sin precedentes del colapso del gran embarcadero chino que es el puerto de Shanghái agrava la crisis de suministros y, en España, por ejemplo, se han recibido un 12% menos de buques procedentes de China que el mes anterior afectando ya a los componentes electrónicos, placas solares o textil.

El ICEX (Instituto de Comercio Exterior), calcula que el 0,5% de las exportaciones que hace China a todo el mundo pasan por España. Son productos como materiales eléctricos y todo tipo de maquinaria a los que se hay que añadir el cobre, los artículos textiles y prendas de vestir o los juguetes y los artículos deportivos.

Como consecuencia de esto, rebajar la dependencia exterior de países como China es el objetivo ahora de la patronal de empresas españolas de logística y transportes, como explica en COPE su presidente, “buscando nuevos centros de producción que estén más cerca de la demanda, por ejemplo, España. Aprovechar lo bien posicionados que estamos, a nivel europeo, al ser un punto equidistante entre Asia y Latinoamérica. España puede ser un “hup” (centro logístico destinando al transporte y distribución internacional de mercancías) a nivel mundial si se fomenta la recolocación de industrias en su territorio”.

En el mismo sentido se manifiesta en COPE el profesor Arahuetes, que cree que “el mundo está actuando despacio, pero contundentemente, para reducir la dependencia de China porque esa confianza en su economía se ha roto”.

Los factores que ayudarían para lograr ese objetivo pasan por el aumento de salarios y, por tanto, del coste de los productos que se fabrican en Asia. Por otra parte, el comercio actual prioriza la cercanía del mercado y la demanda. Esto se conseguiría con la industria 4.0 y la reubicación que podría aprovechar un país como España y que ya han empezado a hacer otros competidores directos de nuestro país.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2