Boletín

Los resultados empresariales y la esperanza de tipos más bajos llevan a la Bolsa a su cuarta sesión alcista

Hoy los mercados han tenido que digerir una importante batería de indicadores macro y micro económicos

Los resultados empresariales y la esperanza de tipos más bajos llevan a la Bolsa a su cuarta sesión alcista

 

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:50

En Estados Unidos se ha conocido que las ventas al por menor han crecido cuatro décimas  en junio, frente al aumento del 0,1 por ciento que esperaban los analistas. Mejora la demanda interna. El dato supera las expectativas, pero contribuye a quitarle presión a la Reserva Federal para que tome medidas agresivas de estímulo económico.  

Sin embargo, los precios a la importación se han contraído de forma importante, mientras la producción industrial se ha quedado congelada, sin crecimiento alguno, cuando se esperaba una ligera subida, algo que invita a la autoridad monetaria a mover fecha sin tardanza.

El presidente de la Reserva, Jerome Powell, tendrá que valorar ambas referencias y sopesarlas con precisión. Los mercados, a estas alturas, esperan mayoritariamente una rebaja inminente de un cuarto de punto. La solución, el día 31 tras el consejo del banco central estadounidense. 


A este lado del Atlántico, el índice ZEW de confianza inversora de Alemania ha profundizado en sus cifras negativas. Ha pasado de  menos 21,1 a menos 24,5. Es un dato muy pobre que habla una vez más de la pérdida de músculo de la economía en el corazón de Europa. Como contrapeso, hoy se ha conocido también que la facturación de la industria alemana ha crecido un 0,8 por ciento, a pesar de que se han reducido los pedidos que ha recibido.

La balanza comercial de la zona euro ha aumentado su superávit desde 16.300 a 23.000 millones de euros. Han aumentado las exportaciones y han descendido las importaciones. El superávit comercial de Italia se ha situado muy por encima de las previsones de los expertos. Alcanza los 5.350 millones de euros.  


En el ámbito empresarial, Wells Fargo ha batido las expectativas de los analistas, tanto en ingresos como en beneficios, mientras Goldman Sachs ha visto cómo su beneficio se reducía un 13 por ciento en la primera mitad del año.  Aún así, ha superado las estimaciones de los expertos. 

Pero la estrella ha sido JP Morgan, que ha obtenido un beneficio récord de 9.600 millones de dólares en el segundo trimestre del año, lo que supone un crecimiento del 16 por ciento. De momento los resultados empresariales están  superando las previsiones del mercado lo que mantiene a las Bolsas de Estados Unidos sin perderle la cara a los niveles más altos de su historia. 


Así las cosas, el índice Ibex 35 ha firmado su cuarta sesión alcista consecutiva. Ha sumado un 0,57 por ciento hasta 9.377 puntos. Hoy han tirado del mercado Telefónica, las empresas acereras, los valores cíclicos y también los bancos. Además, se han animado las empresas del sector farmacéutico. Ha subido Grifols, que ha conseguido avances importantes en sus estudios sobre el Alzheimer con el denominado Ambar (Alzheimer Management by Albumin Replacement).

También la empresa Oryzon Genomics está progresando en sus estudios sobre el Alzheimer. En este caso con su compuesto Vafidemstat. Hoy sin embargo, han bajado con fuerza sus acciones, que ayer se dispararon. Por su parte, han subido Phama Mar, que sigue avanzando en sus estudios sobre fármacos antitumorales, en especial con sus compuestos Aplidin y  Zepsyre. En lo que va de año Pharma Mar ha subido en Bolsa más de un 70 por ciento.


Ha destacado hoy también la subida de la aerolínea IAG , que como otras compañías del sector, se beneficia por la menor oferta de vuelos que ha realizado su rival Ryanair. Se espera que se suavice la guerra de precios. Ryanair  mantendrá en tierra su aviones Boeing 737 Max (que sigue sin solucionar los problemas informáticos que provocaron un accidente en Etiopía con numerosas víctimas) lo que reducirá el exceso de oferta de vuelos baratos. 


En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se reduce a 78 puntos, con el rendimiento del bono a diez años en el 0,49 por ciento. Al mismo plazo el “bund” alemán rinde un 0,29 por ciento. El Tesoro ha vuelto hoy a los mercados en busca de financiación. Y la ha encontrado en abundancia y barata. Ha colocado 2.140  millones de euros en letras a 3 y 9 meses. En ambos casos la rentabilidad ha profundizado en terreno negativo. 

El Tesoro cada vez cobra más a lo ahorradores que colocan su dinero en estos títulos. Concretamente un 0,51  y un 0,47 por ciento,  respectivamente. El jueves venderá deuda a medio y largo plazo. En las últimas subastas la tesorería pública ha conseguido abaratar sustancialmente su coste de financiación.