El Diccionario Biográfico: nuestro ADN histórico

 

Jefe de Cultura de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:22

Del último rey de Tartessos, Argantonio, en el siglo VII antes de Cristo a la dirigente socialista Carme Chacón, fallecida el año pasado. Sesenta mil páginas de texto con casi cincuenta mil biografías de personajes fallecidos (y otras veinte mil en preparación), escritas por más de cuatro mil historiadores... Todo a golpe de clic de manera libre y gratuita desde este jueves.

Veinte años después, culmina el diccionario biográfico español en su versión digital. No solo están los reyes o políticos, sino también los protagonistas de la intrahistoria de España. Así lo explicaba este mediodía en el Palacio de El Pardo el Rey en la “presentación de Estado” de este diccionario de la Real Academia de la Historia, con el apoyo financiero de La Caixa y Telefónica.

Don Felipe aseguraba que “en este diccionario están multitud de artistas, científicos, pensadores, políticos, militares o aventureros, pero también numerosos hombres y mujeres que han ido configurando a través de los siglos esa identidad que compartimos, nuestro ADN como nación plural y diversa que debe caminar en una misma dirección”El Rey también ha destacado en su discurso que “la historia de España la siguen construyendo, día a día, millones de hombres y mujeres de todos los rincones de nuestra geografía”.

ctv-sg1-colon
ctv-oyh-colon-2

Desde Luis Buñuel, Luis García Berlanga, Alfredo Di Stéfano, Ricardo Zamora, Charlie Rivel o el faquir de Cuenca. Esta versión digital del biográfico corrige un puñado de polémicas biografías en papel publicadas en 2011 como la de Francisco Franco que ahora sí pasa a ser un dictador en la versión digital. Una polémica que fue desproporcionada dice a COPE el alma mater y responsable de este gran proyecto, Jaime Olmedo: “cuantifiqué las biografias objeto de controversia y no llegaban ni al 0,08 por ciento del total, es decir no llegaban ni a una milésima parte. Un proyecto cultural como este en cualquier otro país se habría juzgado como una obra exitosa”.

Al ser un diccionario histórico, la obra no es paritaria , los hombres representan cerca del ochenta por ciento de las biografías pero las mujeres van ganando terreno, como ha asegurado en la presentación la directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, y como afirma Jaime Olmedo a COPE: “el diccionario muestra cómo la mujer va ganando presencia según nos acercamos al tiempo presente aunque en el pasado el protagonismo masculino fue superior. Como broma, en el Consejo de Castilla del siglo XVI no había ni una sola mujer”.

El diccionario biográfico español es nuestro árbol genealógico, una vacuna contra el olvido que, además, incorpora un canal de comunicación con los usuarios que quieran rectificar algún aspecto de estos miles de retratos que fueron vidas.

Lo más