MÚSICA ORQUESTA (Entrevista)

Cristóbal Soler: El director de orquesta es un abogado que debe arriesgar

Pablo G.Hermida.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:18

Pablo G.Hermida.

Consciente de que llevar la batuta implica defender como un "abogado" al compositor de la pieza que se está interpretando, el director de orquesta Cristóbal Soler apuesta por atreverse a arriesgar sin perder "la autenticidad" de uno mismo.

En una entrevista con Efe, Soler, que esta semana ha impartido un curso de interpretación musical en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), aconseja a los jóvenes directores no tener prisa en su proceso de formación, buscar la originalidad y hablar con la mirada.

"Los directores tenemos que desarrollar la telepatía e intentar decir las cosas sin hablar", resume el director de orquesta.

Cristóbal Soler (Valencia, 1967), que es presidente fundador de la Asociación Española de Directores de Orquesta (Aesdo), defiende que, pese a que en los tiempos que corren parece todo tiene que ser efímero, la dirección de orquesta es una disciplina "a largo plazo" en la que se debe perseverar y ser constante y paciente.

Como ejemplo de tranquilidad y buenos pasos recuerda al director Herbert von Karajan, que al llegar a los sesenta años dijo que entraba en la "década de oro" de un responsable de orquesta.

Teniendo en cuenta que todo, incluida la música, está en constante cambio, Soler apuesta por que el director del siglo XXI dedique parte de sus esfuerzos a la pedagogía y mejore, no sólo su lado artístico, sino su faceta humanística.

"Es importante porque cuando te pones enfrente de una orquesta es como si lo hicieras de la sociedad: todo tipo de edades, pensamientos y caracteres", explica Soler, quien destaca la importancia de aproximar la música a todos los estratos de la sociedad.

Por ello, cree que es básico reivindicar el valor de la música en vivo, en todas sus variantes, y llevarla al máximo de lugares posibles, desde salas de concierto hasta a colegios, con el objetivo de ganar adeptos, si son jóvenes mejor, a la música clásica.

Un ámbito, el musical y el de la cultura, en el que subraya que se debe cambiar la visión que tienen algunos mecenas de que conlleva un gasto, ante lo que él considera que se trata de "pura inversión".

El presidente de Aesdo va más allá y aboga por que Europa, que, a su juicio, maneja mano de obra compleja y artística, exporte su cultura ante la "demanda mundial" que se está produciendo. "En todo lo que es un mecanismo, hay continentes que están por delante", afirma.

En el caso español, Soler, que hasta 2015 fue responsable artístico del Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela, considera que existe un patrimonio musical "muy potente" que se podría a exportar a Sudamérica por la facilidad que supone compartir la lengua.

Pese a ello, opina que el patrimonio español se está defendiendo y gestionando bien, aunque asegura que no es una tarea fácil porque "a veces hay prejuicios y una inercia" hacia algunos géneros que son difíciles de superar.

"El patrimonio lírico español por antonomasia es la zarzuela, pero no sé porqué ahora está muy vinculado a la dictadura. Estas vinculaciones e inercias cuesta superarlas", lamenta Soler, quien critica el argumento de "lo escuchaba mi padre o mi abuelo".

Desde el Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela cree que se está haciendo una buena labor de captación del público joven a ese género tan "cercano al musical, con calidades "de primer nivel", al que aboga por "contemporaneizar" porque "hoy en día la música está entrando más por la vista que por el oído".

"Va a haber una aceleración, soy positivo, pero ya hay una mejora", apostilla el director de orquesta.

Lo más