Así fue el primer debate electoral televisado de la historia que enfrentó a Kennedy contra Nixon

Aquel debate decidió las elecciones de 1960 que fueron ganadas el 8 de noviembre por el candidato demócrata John Fitzgerald Kennedy

Así fue el primer debate electoral televisado de la historia que enfrentó a Kennedy contra Nixon

 

Redactor de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:48

Tal día como hoy, un 8 de noviembre de 1960John Fitzgerald Kennedy lograba la victoria en una de las elecciones presidenciales más reñidas en los Estados Unidos de América a lo largo del S. XX. Unas elecciones que marcaron un antes y un después con la realización del primer debate electoral televisado de la historia.

El primer debate electoral televisado de la historia

Estamos en 1960, en plena carrera hacia la Casa Blanca con dos candidatos jóvenes de fuerte carisma. Por un lado se encuentra el demócrata John Fitgerald Kennedy y por parte del bando republicano Richard Nixon.

Las elecciones presidenciales de 1960 no tenían un claro ganador pero sin ninguna duda la celebración del primer debate televisado de la historia, que tuvo lugar el 26 de septiembre de aquel mismo año, decantó la balanza de unas elecciones que contaron con tres debates televisados.

El debate tuvo lugar en la ciudad de Chicago, una duración de una hora incluía preguntas de los periodistas y declaraciones finales por parte de ambos candidatos. Fue seguido por más del 60% de la población adulta estadounidense, unos 77 millones de norteamericanos siguieron minuto a minuto la discusión mantenida por los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos durante aquellas elecciones de 1960. Un debate que marcó un antes y un después, pues decidió una de las elecciones más igualadas en el país norteamericano del S. XX.

Nixon había acudido con un traje gris, se negó a maquillarse, acudió mal afeitado y con un aspecto de gran cansancio tras haber participado horas antes en varios actos electorales. En cambio, Kennedy preparó a conciencia el debate y aconsejado por sus asesores de imagen se adaptó en mayor medida al nuevo medio de comunicación. No solo por su traje de corte impecable que resaltaba con el decorado, ni porque había aceptado maquillarse, sino porque supo aprovechar en mayor medida las ventajas que proporcionaba el nuevo medio exponiendo alternando miradas a la cámara, al moderador y a su rival, que por el contrario lanzaba miradas hacia el techo y sonreía mecánicamente y a destiempo.

Lo sorprendente ocurrió una vez terminado el debate. Para aquellas personas que lo siguieron a través de la radio, la mayoría daban como vencedor a Nixon. En cambio, las que lo siguieron por televisión consideraban que fue Kennedy quien se impuso en el debate.

Aquellas elecciones concluyeron el 8 de noviembre de 1960 con la victoria del demócrata John Fitgerald Kennedy en una de las elecciones más igualadas en Estados Unidos de todo el S.XX.