También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
'Herrera en COPE'

"La decisión del juez Velasco complica todavía más la situación judicial del presidente de Murcia"

Carlos Herrera en el estudio de la Cadena COPE. 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

"Señoras, señores, me alegro, buenos días...

El tiempo es ideal para ir de exposición a partir de hoy hasta septiembre en el Museo Reina Sofía en torno al 'Guernica' de Picasso, porque ahora se cumplen 25 años que el 'Guernica' está en el Reina Sofía, que prácticamente es un museo que se creó para eso. Antes estuvo once en el Casón del Buen Retiro, después de que llegara en 1981 a España después de gestiones y más gestiones que realizó el Gobierno de Suárez con Íñigo Cavero, que era ministro de Cultura, y básciamente dos personas que llevaron esa negociación, uno era Javier Tusell y el otro era Joaquín Tena, el secretario general técnico del Ministerio de Cultura, que fue el que le dijo a los señores del Moma, que eran los que tenían el cuadro en Nueva York, "verá usted, yo no sé si algún heredero de Picasso le va a poner una demanda, pero el Estado español le aseguró que sí, porque ese cuadro Picasso dijo que tenía que venir a España". Y, efectivamente, así fue. Costó, pero luego lo enrollaron, lo metieron en un avión de Iberia, llegó y fue al Casón del Buen Retiro. 

El 'Guernica' siempre tuvo un alo alrededor que trasciende a su calidad pictórica. Unos decían que era un póster político muy bien vendido, pero ciertamente esl 'Guernica' es un cuadro que plastifica el horror de la guerra, la miseria humana, el dolor, el dramatismo, la tragedia. Todo. Y lo pintó Picasso en un mes. porque el Gobierno de la República le encarga a Picasso, a cambio de 150.000 francos franceses de la época, un cuadro  para el pabellón español de la Expo de París. Y la verdad es que Picasso se lo piensa, pero conoce la noticia del bombardeo de Guernica y entonces pinta ese cuadro. Y decide Picasso que ese cuadro solo va a ser para el Estado español, pero hasta que no se recuperen las libertades. El golpe de Franco, de Mola, etcétera, progresaba adecuadamente. Quedaban dos años para que ganara la guerra. Y después de eso Picasso lo manda al Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Pero Picasso dejó bien que ese cuadro tenía que estar en España. Y la polémica fue ¿va a Málaga, de donde es? ¿Va a Barcelona, donde se formó? Y al final se decidió que el cuadro tenía que estar donde más gente podía verlo, porque el 'Guernica', como tal, era un grito reivindicativo de muchas cosas.

Picasso era profundamente español. Era muchas más cosas, era un golfo magnífico, pero era profundamente español. Y de hecho, cuántas veces no muchos intentaron que volviera a España antes de que muriera Franco. Y él dijo que no. Una vez estuvo a punto de venir a ver a Luis Miguel Dominguín, que era amigo suyo porque se lo presentó Jacques Cousteau. Y Dominguín se lo dijo a Franco:

- "Oiga, dentro de cien años no se acordará nadie ni de usted ni de mi, pero todos hablarán de Picasso. Y Picasso, siendo español como es, tiene que venir".

Y Francos dijo:

-"Ah. pues que venga si quiere. No tiene causas pendientes".

Y cuando se lo dicen a Picasso, Picasso dice:

-"Mire, yo iría, pero la verdad es que yo no voy sin mi peluquero a ninguna parte. Y mi peluquero sí tiene causas pendientes".

Que tampoco las tenía. El peluquero era Eugenio Arias, el gran amigo de Picasso. Cuando Picasso se va al sur de Francia, porque se harta de París, Eugenio Arias, que era de Buitrago, cede todas las obras -Picasso le regalaba muchas cosas a Arias-. Y Arias, que murió hace no demasiado, en lugar de vendérselas a un coleccionista japonés que le da un talón en blanco, se lo cede a España, porque dice que las cosas tienen que estar en España. Arias y Picasso se reunían a hablar de España, a ir a ver corridas de toros en el sur de Francia. Picasso, los cuenta John Richardson -y esto lo contaba Antonio Dolano, que es el que ha conocido mejor a Picasso- estando en Perpignan en un bar, que fue a ver a una querida que tenía por ahí, se levantó, echó a caminar por el monte, y se situó en un otero en el borde de la frontera, solo para ver España. Pero pudo el resistirse -Franco y Piscasso murieron casi consecutivamente, un año y pico de diferencia- a volver a España. Y cuando volvió el 'Guernica' hubo la sensación de que llegaba el último exiliado.

Pues eso lo van a poder ver en una magnífica exposición en el Museo Reina Sofía durante los próximos cuatro meses que yo les insto a que no la pierdan de vista. De ese pinto que cuando murió fue cubierto con una capa española que le puso encima el peluquero, velándole él solo toda la noche.  

Y las noticias de hoy tienen que ver con el 'brexit' mucho, con Gibraltar después de las barbaridades, de los disparates que se han dicho, de todas las tonterías que han dicho algunos necios británicos y sobre todo gibraltareños. Está el lobby gibraltareño de los nervios, porque ve lo que pierde. La ministra británica se echó a reír al ser preguntada si iría a la guerra por el Peñón, como había sugerido un exlíder de los tories. Y están excitadísimos los tabloides británicos. Si hablan ustedes del sensacionalismo que pueda tener la prensa española, compren ustedes un tabloide británico y si lo entienden, disfrútenlo. Es que esto es el 'brexit', queridos amigos. El 'brexit' nadie ha dicho que era agradable, pero los tabloides eran los primeros en decir qué maravilla que vamos a salir de esa cueva de ladrones, etcétera, y vamos a ser muy felices. Pues esta es la primera, y el 'brexit' va a ser así durante unos cuantos años y van a saber lo que han votado. Enhorabuena a los tabloides birtánicos, que decían que el 'brexit' era maravilloso. Y esto no ha hecho más que empezar. Y que tomen nota los de Gibraltar eh. Picardito, Picardito, ve tomando nota. 

En España hoy conoceremos los datos del paro, parece que van a ser bastante buenos. Hoy llegan los Presupuestos al Congreso, y ahí está el disputado voto del diputado de Nueva Canarias, el señor Quevedo.

Y en Murcia hoy a lo mejor renuncia Pedro Antonio Sánchez para que no haya una moción de censura. A lo mejor, o a lo mejor no. O a lo peor sí. El juez Eloy Velasco ha instado al TSJ de Murcia a que continúe adelante con ese trabajo que consiste en analizar hasta qué punto cometió delito o no cuando habló con empresas de la trama 'Púnica' para, teóricamente, limpiar su imagen en internet, o promocionarla. Es decir, lo que le dice Velasco al TSJ es "investigue usted al señor Sánchez", por si le faltara poco.

Es verdad que esto es una cosa absolutamente de chiste. Porque hay empresas que se dedican a limpiar lo que en ese pozo inmundo de internet puede dejar cualquiera. Mañana le deja a usted cualquiera una referencia suya en cualquier página. Se mete usted en un buscador y lo primero que sale de usted es que se come usted los niños crudos. Pues hay empresas que se encargan de eliminar esas cosas, y que son contratadas por instituciones, por empresas, por bancos... Y una de ellas le hizo una oferta al señor Sánchez y el señor Sánchez le recibe y establecen que pueden llegar a un acuerdo o no, pero desde luego no se llega a producir eso nunca. Pero el juez Eloy Velasco -éste va a acabar como Garzón, y si no denle tiempo, porque a éste sólo le tienen que dar tiempo- considera que eso ya es un delito. Y eso complica todavía más la situación judicial del presidente de la Región de Murcia, que ya veremos cómo la solventa". 

Lo más visto