También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Irak, en la vorágine yihadista

Mosul, la segunda ciudad más importante de Iraq, donde se encontraban refugiadas las minorías cristianas escapadas de las matanzas en otros puntos del país, ha caído en manos de los yihadistas del llamado “Estado islámico de Iraq y del Levante”, vinculada a la organización terrorista “Al Qaída”. Se desarrolla así una nueva fase del enfrentamiento entre las comunidades chiitas y sunitas, particularmente agudizado a partir de la evacuación de las tropas norteamericanas tras una guerra que solo ha servido para agitar el avispero islamista.Las milicias que se están adueñando de Iraq están financiadas por algunos emiratos de la península arábiga, y nutridas con “muyahidines” llegados de diversos países, también europeos. Se dieron a conocer en Siria hace dos años por su crueldad con las poblaciones que ocupaban al socaire de la guerra civil, pero han fracasado en su intento de derribar el régimen de Bachar El Asad. En Iraq, donde la ocupación norteamericana ha mantenido una ficción de democracia dominada por la mayoritaria población chiita, el yihadismo ha encontrado la complicidad de las tribus sunnitas que también han sido víctimas de la represión de un Gobierno corrupto e incapaz de mantener un mínimo de estabilidad. Los cristianos de Iraq, parte esencial de la historia de este pueblo, son una vez más los grandes olvidados. Occidente debe levantar la voz y ejercer su influencia para proteger a esta comunidad. La caída de Iraq en manos del yihadismo sería una gran tragedia.

Lo más visto