Episodios desconocidos de nuestra historia: la Gran Armada

En COPE recreamos sonoramente un famoso evento histórico: el periplo del viaje armamentístico organizado por Felipe II y su posterior desenlace

Audio

 

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 00:07

Gracias a los datos aportados en 'La Tarde' por Iván Negueruela, arqueólogo, historiador del arte español y director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena, podemos saber que la supuesta victoria de la Contra Armada sobre la Gran Armada, en realidad... nunca existió.

Basándonos en tan valiosa información y en el relato que hizo en el programa conducido por Fernando de Haro y Pilar Cisneros, en COPE hemos recreado mediante un teatro sonoro, tanto los preparativos del viaje a Flandes como las funestas consecuencias de una gran descoordinación, así como el intento de Isabel I de diezmar España con su Contra Armada, para finalmente relatar cómo la población civil se levanta en armas, liderados por María Pita, y detener el avance de las tropas británicas.

Para los que aún no conozcan la historia, es así: en 1588 Felipe II organizó lo que posteriormente se conocería como la Armada Invencible con el propósito de invadir el Reino Unido y sustituir a Isabel I del trono del país.

El asunto es que, desde esa fecha, se ha vendido como cierta una versión de la historia que se aleja, y mucho, de la realidad. Lo que sabemos es que hubo una gran tormenta, se perdieron muchos barcos de la Armada Invencible, tuvieron que volver y refugiarse, algunos en Santander y otros en Coruña, donde tuvieron que ser reparados.

A partir de ahí la historia empieza a ser más desconocida y hubo una Contra Armada montada por los ingleses que vinieron a por nuestros barcos. Y es aquí donde entran los conocimientos de Iván Negueruela: “La Armada Invencible perdió por descoordinación entre los españoles. No es como se nos ha contado siempre, una flota de guerra que lucha contra Drake. La Armada, en realidad, es un convoy de transporte que iba a Flandes a recoger al ejército. Aunque va bien equipada, apenas llevaba ejército y tenía que recoger a los famosos tercios españoles para desembarcarlos en Inglaterra. Se nos ha contado que Drake hundió muchos barcos, y no hundió ninguno, pero hubo uno que autoexplotó”.

Negueruela cuenta que a misión de la Armada es “llegar a Flandes, embarcar en a alguno de los puertos a los soldados y desembarcarlos en Inglaterra”. Pero, ¿qué pasó? “No habían preparado a los tercios con suficiente antelación”, detalla, y añade que, “cuando están prácticamente en el medio del canal, le dicen a Medina de Sidonia que los tercios no están preparados y tiene que esperar 4 o 5 días. Lógicamente, el resto de los almirantes y capitanes españoles le dicen a Medina que eso es imposible, implicaría dejar a la gran armada en medio del canal, teniendo por estribor los Andes y por babor los ingleses, hay que volver a España, y la única forma de volver es siguiendo las corrientes, es decir, hacia el Mar del Norte, hacia Escocia y bordear las británicas por Irlanda”.

Y es entonces, en ese regreso, donde vienen los grandes temporales y se hunden 38 barcos nuestros. ¿Qué papel tuvo el Duque de Parma? “Está en tierra”, continúa Negueruela: “Algunos autores apuntan celos de Parma a Medina por el quién va a llevarse los méritos de haber derrotado a estos herejes ingleses”.

Lo que sí sabemos es que “no podemos recoger a los tercios hasta este momento, y es en la vuelta cuando se hunden barcos”.

Hasta aquí llega la primera parte del relato y las fuentes coinciden, pero empieza la parte que hay que desmentir: la de la victoria inglesa sobre España. “La Contra Armada, el ataque de los ingleses cuando estamos en puerto, es una estrategia de Drake y es fantástica. Le dicen a la Reina 'majestad, ahora que los españoles están con muchas pérdidas tras la vuelta, y los que han sobrevivido tienen la arboladura en muy mal estado, van a tardar varios meses o un año en reponer los barcos, les atacamos ahora, tomamos Coruña, Lisboa, separamos Portugal de España, que legalmente había heredado Felipe II, Inglaterra firma para siempre una alianza con Portugal y luego vamos a las Azores y las conquistamos para Inglaterra', y coger las Azores es la llave de todas las flotas del imperio español que vuelven de América porque, obligadamente, por sistema de vientos, tienen que volver pasando por las Azores. El plan era excepcional”.

¿Qué sucede y que nunca hemos sabido los españoles gracias a la propaganda inglesa? “Desembarcan los ingleses en Coruña y hay varios miles de muertos y barcos hundidos. Los ingleses son muy crueles contra la población civil de Coruña, tanto que las mujeres de Coruña, al mando de María Pita, con unas mil mujeres, se lanzan a vengar a sus maridos e hijos, que están siendo masacrados de manera impía”, relata el historiador. “Los ingleses tienen que reembarcarse con un fracaso y van a una segunda etapa en Lisboa... y se repite lo de Coruña: consiguen desembarcar pero la reacción de los soldados, tanto portugueses como españoles, les obliga a reembarcar, pierden gran cantidad de barcos y, finalmente, desesperados, los ingleses se van a Azores”.

Finalmente Drake y sus compañeros tienen que volverse derrotadísimos a Inglaterra”, concluye el responsable del museo: “Una de estas barcas pequeñitas, que se adelantaban siempre porque eran muy ligeras, llegó al Támesis y comunica a la corte de Inglaterra que la derrota ha sido tremenda en Coruña, Lisboa y Azores, tanto que, cuando llega Drake con su flota y sus restos junto con los miles de muertos por la peste (15000 hombres murieron), la reina ordena que se aprese a Drake y le condena a destierro. Drake fue un héroe nacional inglés pero estuvo condenado. Lo que pasa es que la reina acaba necesitando a Drake y, al año siguiente, le repone para sus guerras y piratería”.

¿Dónde radicó el éxito de la respuesta defensiva? La propia población civil”, responde sin dudar Negueruela: “Se levanta en armas, véase María Pita, van desesperadas a expulsar a los ingleses. Y luchan con lo que se tiene: las azas, el cuchillo de cocina, los hierros en los hogares”.

La conclusión es evidente: “Es el triunfo británico de la propaganda: los ingleses contaron una versión de la Armada Invencible que era falsa y escondieron lo que sabían que era cierto. Ganando batallas y perdiendo la propaganda. Ha sido una victoria de la propaganda inglesa, no una victoria fáctica. Hay que descubrirse ante la capacidad de los ingleses para defender a su país y hacer propaganda internacional”.

Etiquetas