El día que España caminó hacia Europa con la entrada en la CEE

El proceso de adhesión se alargó durante años hasta la conocida firma de Felipe González

Audio

 

Jorge Miralles
@jormibe

Responsable de Radio Multimedia Grupo COPE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 01:44

Cuando se cumplió hace tan solo unos días el 33 aniversario de la firma que dio lugar a la entrada de España a la Comunidad Económica Europea, repasamos cuál fue el camino que llevó nuestro país antes de la ya conocida firma del expresidente.

Era una firma esperada desde hace tiempo, se había estado negociando durante años. Una rubrica, la de Felipe González, que daba entrada a España a la Comunidad Económica Europea. “El Gobierno de España manifiesta su voluntad decidida de avanzar con los que quieran avanzar y hasta donde se quiera avanzar. España aporta un cierto saber de nación vieja y un entusiasmo de pueblo joven”.

González afirmaba y ponía en valor el carácter de unidad de la entonces Comunidad Económica Europea como “el único futuro posible para Europa”. En plena salida del Reino Unido de la Unión y con el auge de partidos euroescépticos en los países miembros y en el propio Parlamento Europeo parece cobrar de nuevo sentido de actualidad.

El proceso de la adhesión de España, conllevó unas largas negociaciones que se desarrollaron durante años. No fue por tanto un proceso rápido, ni tampoco se produjo en el momento que deseaba. Cabe recordar que en 1962, España solicitó por medio del ministro de Asuntos Exteriores Fernando María Castiella la incorporación a la Comunidad Económica Europea. La petición en aquel entonces fue rechazada al no cumplirse el requisito básico de que España fuese un estado democrático. Un movimiento que quería realizar el régimen para abrirse al mercado exterior, eliminar aranceles y dejar atrás con ello un modelo de autarquía que había sido el predominante hasta entonces.

Llegada la democracia, se inició el proceso ahora sí favorable de incorporación de España a la Comunidad Económica Europea, no sin antes asistir a largos años, de negociaciones durante el gobierno de Calvo Sotelo y Felipe González. Este último, ponía el foco en la dilatación y extensión en el tiempo de todo este proceso: ”Desde 1979 estamos negociando y en lo que respecta al gobierno español, tan decididos como el primer día, pero no podemos ocultar que en el pueblo español no hay el mismo entusiasmo que hace seis años”

Durante todo ese periodo se negociaron muchos puntos y aspectos. José María Cuevas, entonces presidente de la CEOE ponía el foco en el cambio de las legislaciones relativas a las empresas. “Para modernizar esa economía las empresas españolas van a necesitar con toda urgencia el cambio de legislaciones que le permitan situarle en situaciones de mayor competitividad para evitar que el ingreso en Europa no sea una frustración o causa de empobrecimiento” Desde Comisiones Obreras se hablaba de “precipitación” a la hora de catalogar las negociaciones previas tal como afirmaba Marcelino Camacho, su primer Secretario General, que añadía que “ha perjudicado a amplios sectores de nuestro país” Nicolás Redondo, presidente de entonces de UGT lo calificaba de forma positiva añadiendo que “hace falta que esta Europa se ponga al servicio de los trabajadores”.

Todo este proceso concluye el día 12 de junio de 1986, cuando una rubrica, la de Felipe González, impulsaba a España en el proyecto Europeo, y se concluía la total apertura de nuestro país al exterior “Trabajamos para mejorar nuestro presente, pero también para dejar un legado de paz, justicia y progreso”. S.M. el Rey Don Juan Carlos reseñaba la importancia y “responsabilidad para todos nosotros” del proceso.

Ángel Expósito analizó la entrada de España en la CEE en 2015 en su 30 aniversario con anécdota incluida de Javi Nieves: “Tenía doce años, en mi colegio se vivió de una forma especial. Ahí estudiaban los hijos de Felipe González. La noticia dio la vuelta a todo el mundo.”

La entrada de España en la Comunidad Económica Europea dio paso a un periodo de modernización de España con los Fondos Estructurales y de Cohesión, un aumento del Producto Interior Bruto, y también una internacionalización del país.

Lo más