Las clarisas de España y Portugal sobre Belorado: ''No se puede ser clarisa fuera de la Iglesia''

La Confederación de Clarisas de España y Portugal emite un comunicado para desvincularse del monasterio de Belorado y prometen su perdón a las hermanas que salgan de ahí

Tiempo de lectura: 2’

Una semana después de la decisión de las clarisas de Belorado (Burgos) y Orduña (Bizkaia) de abandonar al Iglesia Católica, la Confederación de Clarisas de España y Portugal se desvincula de ellas. Lo han anunciado a través de un comnuicado en su página web.

“No se puede ser clarisa fuera de esta obediencia”. Sin embargo ofrecen su perdón si las hermanas “reconocen su error” para volver al seno de la Iglesia, “origen de su fe y de su consagración”. Piden que se reconcilien con Dios. “Si estas hermanas reconocen su error y vuelven a la comunión con la Iglesia Católica y a la Orden de santa Clara, manifestamos nuestra disponibilidad para acogerlas nuevamente, con el mismo cariño que se las recibió el día de su Profesión”, han aseverado.

La decisión de unirse a la secta de Pablo de Rojas ha provocado “un profundo dolor y consternación”, además de “un gran escándalo para muchos”. Quieren dejar claro que “no tienen nada que ver con esas opciones”, pues son “exclusivamente” del Monasterio de Belorado.

Espero también que cada una de las hermanas de Belorado y Orduña pueda manifestar libremente su posición

La Confederación de Clarisas de España y Portugal engloba cerca de 200 conventos en diez federaciones: Bética, Castilla, Cartagena-Murcia, Cantabria, Cataluña-Castellon-Menorca, Granada, Santiago, Divina Providencia, Valencia-Aragón-Mallorca y Portugal.

Todas las religiosas de esta confederación defienden "la fidelidad a nuestra Forma de Vida tal como Clara y Francisco querían, supone la comunión con el Magisterio de la Iglesia, de la cual profesamos que es UNA, SANTA, CATÓLICA Y APOSTÓLICA. No se puede ser clarisa fuera de esta obediencia. Así nos lo enseñó Santa Clara de Asís, nuestra Fundadora, con su vida y escritos”.

Este comunicado, como hicieran anteriormente la Federación de Clarisas de Nuestra Señora de Arantzazu, la Provincia Franciscana o el ministro general de la Orden de los Frailes Menores, rechaza “reconstrucciones precarias de la historia de la Iglesia en los últimos 70 años” y muestra su adhesión al Concilio Vaticano II.


Religión