COPE

El significado de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, una larga historia de devoción

El periodista y sacerdote Josetxo Vera ha explicado en su podcast Siempre aprendiendo el significado de esta fiesta que se celebra cada primer viernes de mes

Audio

Josetxo Vera
Twitter Josetxo Vera

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:08

Muchas son las fiestas en la vida de la Iglesia cuyo día cambia año como es la Pascua por ejemplo. Una de ellas es la de que vamos a hablar hoy, pero todo este mes de junio está dedicado a esta fiesta. Es la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús que se celebra el viernes de la octava del Corpus Christi según lo pidió el mismo Señor Jesucristo en una de las apariciones más conocidas de la vida de la Iglesia.

Se lo pidió Jesucristo a Santa Margarita María de Alacoque que “el primer día de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón y que se comulgue dicho día para pedirle perdón y reparar los ultrajes por el recibido durante el tiempo que ha permanecido expuesto en los altares”. Se lo dijo en el año 1675, pero ya la vida de la Iglesia había ido renovando la devoción a la humanidad santísima de Jesús, a un Dios todopoderoso que se ha encarnado.

Esto es lo que celebra la Iglesia en este viernes y en el fondo durante todo el mes de junio y como hay algunas promesas asociadas a esta devoción todos los primeros viernes del mes se recupera esta devoción. ¿Cuál el significado de esta fiesta? ¿Qué ha dicho la Iglesia sobre esta devoción? ¿Qué dice el magisterio de la Iglesia?

Lo primero, el significado. Es darnos cuenta de que Jesucristo es hombre y su divinidad queda manifestada, pero también está presente su humanidad. Lo podemos ver sobre todo a través de su palabra, de lo que Él nos dice. Algunos refranes en castellano nos ponen de manifiesto que el Corazón de Jesús se hace visible en sus palabras. La primera palabra de su Corazón que se hace visible es Evangelio, “buena noticia”. Sus palabras eran anunciar una salvación que estaba siendo esperada por el pueblo. Los cristianos vivimos y anunciamos una buena noticia.

El Corazón de Jesús además manifiesta el Reino de Dios, un lugar en el que se puede habitar y donde siempre somos bien acogidos y salvados. En el Corazón de Jesús se puede vivir. Nos habla también de la paternidad de Dios. Nosotros somos salvados por Él. Por tanto en todas estas palabras encontramos lo que hay en el Corazón de Jesús. En el fondo en todas estas palabras nos encontramos esta devoción que inevitablemente nos pide correspondencia y que nuestro corazón tenga la forma del Corazón de Jesús de forma que en esta fiesta tan peculiar nos está diciendo cómo tiene que ser nuestro propio corazón.

Eso implica que también nosotros pongamos nuestro corazón por el sufrimiento de los demás, acompañar a los que están sufriendo, sanar el Corazón de Jesús que muchas veces se le ofende o se le deja de lado. De algún modo esto es lo que celebramos.

¿De dónde sale esta devoción? En primer lugar, la devoción a ese corazón herido empieza a partir del Siglo XI cuando las personas meditaban las cinco llagas de Jesús. San Bernardo la acoge como una expresión más en su devoción a la humanidad de Jesús, un Dios herido y por tanto esas llagas nos hablan de su humanidad. Donde mejor se manifestó esta devoción fue en el siglo XVII a una religiosa, Margarita María de Alacoque. A esta mujer se le aparece entre 1673 y 1675 y el Señor le pide que extienda en el mundo la devoción a su Sagrado Corazón. En el fondo son acentos concretos de las devociones humanas por la verdad del Señor Jesús. Esta mujer se apoyó en un jesuita que creyó en esas revelaciones e impulsó esta devoción. Tuvo 4 revelaciones del Señor donde le hacía ver lo que Él amaba el mundo y cuánto él sufría por los daños.

El Señor hizo que esta devoción triunfara en la vida de la Iglesia y hoy hasta nuestros días hay muchísimas imágenes del Sagrado Corazón de Jesús. En San Sebastián hay una imagen preciosa que domina la ciudad, en el Cerro de los Ángeles también tenemos una imagen que fue muy maltratada durante la Guerra Civil Española. Una devoción que nos habla del amor de Dios y ha tenido muchísima tradición en la vida de la Iglesia.

En menos de 100 años la Iglesia reconoció las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús y empezó a celebrarlas. El Papa Clemente XII aprobó el oficio del Sagrado Corazón para algunas diócesis y el Papa Pío IX la instituye como fiesta universal para toda la Iglesia. León XII hizo una consagración solemne de todo el mundo al Sagrado Corazón y sentía que era lo más importante de su pontificado e impulsó un Año Santo al Corazón de Jesús.

Fue Juan Pablo II quien dedica su primera encíclica a Jesucristo y en ella pone la perspectiva en la humanidad santísima de Jesús en su Corazón. Esta es la devoción que celebramos en la Iglesia, vale la pena unirse a ella con esa confesión y comunión ese primer viernes de cada mes.



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar