Y... ¿esa pregunta?

¿Por qué a los perros les encanta sacar la cabeza por la ventanilla del coche?

Envía tu pregunta al whatsapp del programa: 662 942 605

Audio

 

Poniendo las CallesZaida Picos

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 05:58

La primera pregunta nos la envía Evaristo, de Sada: “¿a dónde van a parar los calcetines que desaparecen en la lavadora?"

Según diferentes estudios, perdemos una media de un calcetín al mes y más de 1.200 en toda nuestra vida; además añade que, cuanto mayor es la familia, más probabilidades hay de perder los calcetines. Pero ¿dónde están todos esos calcetines? Pues según el Instituto de Ciencia de Whirpool quedan atrapados en las zonas a las que nuestra vista no llega: debajo del caucho, entre los tambores interiores y exteriores...

Carmen también quiso participar en el programa de hoy: “¿por qué existen las fobias y cómo se generan?”.

Según Chelo García, psicóloga, no todo el mundo tiene fobias; porque hay que diferenciar entre un miedo o pavor y una fobia (la fobia te paraliza). En resumidas cuentas, las fobias pueden surgir porque algo nos haya traumatizado desde pequeños (por ejemplo, que nos ha mordido un perro y desde ese momento les tengo miedo), porque lo hemos aprendido (nuestros padres o conocidos nos lo han impuesto) o porque nuestro cerebro, que va por libre, nos dice que aquí pasa algo malo, y, como consecuencia, crea una fobia él solito.

La última pregunta de hoy nos la envía Jorge, de Madrid: “¿por qué si le soplas a un perro en el morro se enfada y si lo llevas en el coche le gusta sacar la cabeza por la ventanilla?”.

Esta incoherencia tiene su explicación. Los perros tienen un olfato mucho más desarrollado que nosotros, pues eso es lo que hace que les guste tanto sacar la cabeza por la ventana. Por todos los aromas que surgen fuera del coche, para ellos es irresistible, es como un chute de olores diferentes y eso les excita. Pero ¿por qué no les gusta que les soples? Pues porque les irrita la nariz, los ojos y las orejas. Y, además, el perro puede quedar desorientado, porque sus orejas son muy sensibles y notan mucho más el ruido del soplido, lo que hace que se desoriente.

Lo más