Audio

Una nueva DANA pone en alerta a Los Alcázares

 

Tiempo de lectura: 2Actualizado15:16

Estamos en una semana en la que hablamos, y no poco, de esa cumbre climática que se está celebrando en Madrid. Diferentes voces señalan precisamente las famosas DANA o gotas frías como una de las posibles consecuencias que estamos sufriendo. En España llevamos ya unos meses hablando de ellas. Afecta, sobre todo, al litoral Mediterráneo donde en varios puntos vuelven a estar ahora en alerta amarilla o incluso naranja.

Seguro que recuerdas el caso concreto de Los Alcázares. En esta localidad murciana, hace menos de tres meses ya se vieron afectados. A día de hoy, son muchas las familias que no han podido regresar a sus casas o que todavía están en plenas reformas. Para que te hagas una idea, desde el Ayuntamiento calcularon 100 millones de euros en perdidas.

Sin margen para la reacción, se enfrentan a unas nuevas precipitaciones que desde esta pasada noche descargan con fuerza. A los habituales cortes de carreteras, en Los Alcázares su suma la suspensión de las clases u otro tipo de actividades como el mercado semanal que realizan.

En Mediodía COPE hemos conocido la situación actual de Santiago, un vecino. El es vecino de la localidad y esta misma mañana ya se encontraba incomunicado. Su casa fue de las que se vio afectadas en septiembre. Desde ese momento, vive con su hermana. Su caso, no es único.

Santiago también representa a los afectados por las inundaciones en Los Alcázares , donde a lo largo de la mañana ya se han evacuado a varios vecinos: “No se ha hecho nada que no haya sido arreglar lo roto en los distintos episodios de lluvia”, nos comentaba. En el momento en el que Santiago nos atendía en directo, el cielo estaba “muy encapotado, con muchísimo viento”. Afortunadamente las precipitaciones han dado una tregua, aunque “tenemos el miedo en el cuerpo por si esta tarde volviera amenazar de lluvia”.

Muchas viviendas siguen dañadas e inutilizadas desde el septiembre. Al igual que en el caso de Santiago, todavía no han podido regresar: “En tres meses no nos ha dado tiempo, es una travesía que no se arregla en un día”, explicaba.