Audio

La NASA presenta sus nuevos trajes espaciales pensando en la Luna y Marte

 

Tiempo de lectura: 2Actualizado14:24

La NASA es noticia porque ha presentado sus nuevos trajes espaciales con vistas a 2024. Para ese año está previsto el regreso a la Luna. Son más ligeros que los anteriores, más flexibles y están diseñados por piezas. El objetivo, que puedan permitir a los astronautas realizar todo tipo de tareas con la máxima comodidad posible.

Uno de esos nuevos trajes especiales será para la primera mujer que visite la Luna tal y como ya confirmaba la agencia espacial americana el pasado mes de mayo. Desde la NASA piensan que gracias a el podrán estar periodos de tiempo más largos en orbitando la Luna. Y eso aseguran que es muy importante ya que serviría como banco de pruebas para saber cómo podrían comportarse en una hipotética llegada a Marte.

Esto es lo que anuncia la NASA por todo lo alto, pero en Mediodía COPE hemos querido saber si de verdad han evolucionado tanto, o no, los trajes espaciales. Para ello hemos hablado con Daniel Marín. El se declara como un astrofísico de formación y divulgador científico de pasión. Es un gran conocedor de todos estos tipos de avances y nos ha explicado que realmente estos trajes no son precisamente un ejemplo de innovación: “No es que sean muy nuevos, los llevan desarrollando estos últimos años para futuras misiones tripuladas. En realidad eran para misiones para ir a Marte, pero Trump decidió volver a la luna en 2024 y han tenido que acelerar los pasos y ver que trajes pueden utilizar”, relataba.

Daniel, que ya escribió sobre estos trajes en su propio blog el pasado mes de Mayo, nos ha explicado los motivos por los cuáles Estados Unidos trata de vender esto como un paso previo a la llegada del humano a Marte. Ese era uno de los grandes objetivos, pero realmente la Luna no es una escala obligada en este camino hacia el planeta rojo: “Realmente no hace falta pasar por la Luna. Ahora la Nasa tiene dos directrices, una es ir a la Luna y otra ir a Marte. Entonces tiene que justificar de alguna forma todo lo que haga en la Luna”, explicaba Marín.

De los dos trajes presentados por la NASA en Washington, uno de ellos sí que incorpora una serie de elementos que aportaran beneficios a los astronautas. Tienen que ver con la movilidad y con algo simple: “Está preparado para caminar en la Luna y aunque parezca una obvie dad hace falta dotarla de una mayor flexibilidad”.

Obviamente ha habido cambios, pero la evolución en la indumentaria de los astronautas no ha cambiado tanto. Daniel Marín nos pone ejemplos para que entendamos que no se diferencian tanto de los que se empleaban hace cerca de tres décadas: “No han cambiado prácticamente nada. No es que sean los mismo trajes, pero su tecnología es la misma que de principios del 80 que a su vez están basados en tecnología del Apolo. No ha habido un gran avance”, aseguraba.

La fecha para que veamos estos trajes en el espacio no es exacta, pero la NASA tiene previsto que sea en el citado 2024. ¿Será posible? Técnicamente parece que si, aunque para que sea una realidad todavía hay un “pero” en ella aire: “Lo que hemos visto hasta ahora no es suficiente para poner un ser humano en la Luna en 2024”. Daniel Marín considera que hace falta que “inviertan más dinero” ya que “técnicamente no hay impedimento”.