Boletín

Así es la vida en España de Kelvin, uno de los 629 inmigrantes del Aquarius

El ghanés vive ahora en Sevilla, está aprendiendo español y cuenta con la ayuda de la Comisión del Refugiado. Ha contado su historia en "La Tarde" de COPE 

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:24

La situación de los 147 migrantes que se encuentran a bordo del Barco de la ONG española Open Arms sigue sin resolverse. En estos momentos, se encuentra en aguas italianas frente a Lampedusa a la espera de tener autorización para desembarcar en algún puerto. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ya ha dicho que serán Francia, Alemania, España, Rumanía, Portugal y Luxemburgo los países que acojan a las personas rescatadas por el barco.

Hace un año se vivió una situación parecida. Fue el “Aquarius”. 629 migrantes llegaban al puerto de Valencia el 17 de junio de 2018 sin saber muy bien qué sería de ellos. Había 123 niños y 6 mujeres embarazadas que estuvieron a la deriva durante 8 días frente a las costas de Libia hasta que por fin encontraron en España un lugar al que ir y donde poder “rehacer su vida” o, al menos eso pensaban. Es el caso de Ibrahim, Moses, Mok, Nana o Kelvin. Kelvin es de Ghana. Fue uno de los 630 migrantes que se encontraba en el Aquarius y tuvo la suerte de ser acogido por CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado). Ahora vive en Sevilla, está haciendo un curso de pintura y puntualmente le sale algún trabajo que otro. 

Este jueves, Kelvin ha estado en "La Tarde" de COPE narrando su experiencia. "Yo viví en Libia once meses y la vida allí fue muy dura. No tenía comida pero conseguí sobrevivir. Y entonces alguien me presentó a una persona que me podía traer a Europa. Estaba contento porque era la ocasión que tenía para llegar al continente europeo y encontrar un trabajo. El Aquarius nos rescató de noche. Había bastantes problemas dentro del barco: poco espacio, mujeres embarazadas... Ahora vivo en Sevilla, un buen lugar para vivir. La Comisión del Refugiado me ayuda para que pueda seguir adelante", ha contado Kelvin a Fernando de Haro usando el inglés y el castellano. 

Esta es la historia de Kelvin. Una historia que empezó en el puerto de Valencia, como la de todas las personas que venían a bordo del Aquarius. Pero, ¿cómo se les recibió?, ¿qué pasos se siguieron con esas 630 personas? Fue un trabajo en equipo en el que participaron entre otros Cruz Roja, Cáritas y también la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR. Ángela Nzambi, portavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, conoce cómo fue aquella acogida. "Se organizó un gran dispositivo en el que participaron prácticamente todas las administraciones públicas, sobre todo el ayuntamiento de Valencia. Traductores, psicólogos y miembros de distintas ONG's fueron llamados para colaborar. Hubo gente que llegó en malas condiciones y fueron directamente enviados al hospital. Los demás fueron repartidos a distintas organizaciones".

Casi todos los inmigrantes que llegaron en el Aquarius solicitaron asilo, pero la mayoría todavía no tienen una resolución. 

Lo más