Trabajadores de VESTAS acampan a las puertas de la fábrica para hacer resistencia

Todos trabajan conjuntamente para mantener los 2.000 empleos indirectos que se perderían en caso de confirmarse el traslado de la fábrica

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:40

El comité de la empresa eólica Vestas está negociando con la representación laboral de las empresas auxiliares que suministran a la compañía de la multinacional danesa para que se unan a la protesta para intentar evitar el anunciado cierre de la factoría ubicada en la localidad leonesa de Villadangos del Páramo. Según ha informado el miembro del comité de empresa, Pablo Martínez, se trata de hacer la "mayor presión posible", ya que la pérdida de empleo por el cierre de la factoría afectaría no sólo a los 362 trabajadores de Vestas, sino a los 2.000 empleos indirectos de las empresas auxiliares.

En 'La Tarde' hemos hablado con David Fernández, trabajador de VESTAS en Villadangos de Páramo, León: "Estamos acampados en la puerta de la fábrica, nos vamos turnando y entre todos hacemos guardia para hacer resistencia a la empresa".

Antes de la reunión ya anunciaron el ERE, los directivos no estaban dispuestos a negociar: "Tenían previsto una reunión pero antes han comunicado el cierre de la fabrica. En cierta manera, aunque llevamos tiempo sabiendo que podía pasar, nos ha pillado por sorpresa. Iba a eliminar varias líneas de producción y decía que iban a a recolocar a los demás trabajadores. En el comunicado nos dicen que puede haber recolocaciones".

Las recolocaciones se pueden producir tanto dentro de España como fuera de ella: "Para mi, lo asumible sería en un parque dentro de la provincia, que yo pueda venir a mi casa. Más que eso yo no puedo dejar mi casa, pagar una hipoteca y pagar un alquiler".

Pero, ¿por qué ha ocurrido?: "El principal motivo es que hacer las máquinas aquí, en León, es muy caro. Pero hasta hace meses, era la principal fábrica que servía de ejemplo para el resto de fábricas del grupo". 

Durante la mañana de hoy los ánimos en el campamento permanente instalado a las puertas de la fábrica para evitar la salida de motores estaban algo más altos respecto a la resignación de los últimos días. Aunque no se olvidan del abandono al que han estado sometidos los trabajadores durante los dos últimos meses de conflicto laboral, desde que la empresa anunciará la deslocalización de tres de las cuatro líneas de producción a China y la India, ha apuntado Martínez. "Nosotros lo veníamos advirtiendo desde hace semanas y las distintas administraciones se creyeron la versión de Vestas, que ya ha utilizado en otros países con el mismo propósito, por lo que ahora se sienten engañados, algo que sí puede jugar a nuestro favor", ha explicado el representante de los trabajadores.

Etiquetas

Lo más