• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Carla, dependienta: "Entre un 20 y 30% de la población devuelve la ropa a las tiendas después de ponérsela"

Audio

 

La Tarde

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:01

Condenada a seis meses de cárcel por practicar wardrobing. Si yo te leo este titular pues igual te quedas como estabas, porque qué es el wardrobing te estarás preguntando. Te lo voy a explicar y lo vas a entender a la primera, porque a lo mejor.... has caído en una tentación y lo has hecho alguna vez.

El wardrobing es comprar ropa, ponértela para algún evento o para ir a alguna cena sin quitarle la etiqueta, y después ir a la tienda a devolverla como si no te la hubieses puesto. Y claro, hay quien abusa de esa práctica, como una joven zaragozana que es quien ha sido condenada a seis meses de prisión por hacer esto de forma continuada en una misma tienda.

Como es algo que suele hacer la gente, los dependientes de las tiendas tienen sus trucos para descubrir qué prenda se ha usado y cuál está intacta. Algunos casos son evidentes, porque se encuentran de todo, cualquier cosa, pero en otros es más complicado. Carla es dependienta de una tienda en Boadilla del Monte, en Madrid y antes ha trabajado en algunas tiendas de marcas donde es más habitual que se den estos casos.

Carla explica a La Tarde de COPE: “Esta práctica es muy habitual. Incluso hay algunos clientes que cambian la etiqueta de una prenda por otra en los probadores para pagar menos dinero. También lo puedes poner porque han metido el bajo a los talones o incluso por el olor a colonia”.

La joven añade: “Hay gente que es habitual y ya sabes que lo que te está comprando te lo va a devolver a los 3 o 4 días. Se lo ponen para poder lucirlo unos días en las redes sociales o para pasar el día y lo puedes comprobar en sus cuentas que ahí está la ropa que te acaba de devolver”.

Lo más descarado que le ha pasado a Carla como dependienta es una señora que trajo unos zapatos usados, con la planta de fuera sucia con la marca de la zapatilla completamente usada y ella decir que se lo habían vendido así. En ese caso sí que no se le cambió.

“Esta práctica se utiliza mucho para comuniones en mayo y también para navidad. Lo que pasa que ahora esto se está controlando y ya en muchos tickets de compra la ropa festiva ya no se cambia”. Carla cuenta que hay personas que se ponen un traje y luego lo devuelven después de la boda y son ropa perdida que ya no se puede vender porque está usada.

Carla: “Hay gente que lo lleva al tinte y luego te lo devuelve perfectamente lavado y planchado como si acabase de salir de la tienda"

La dependienta desvela a La Tarde: “Hay gente que lo lleva al tinte y luego te lo devuelve perfectamente lavado y planchado como si acabase de salir de la tienda cuando en realidad lo han utilizado para una celebración”.

Por último, Carla estima que un 20 o 30% de la población devuelve la ropa después de utilizarla y sí que hace este tipo de cosas. Un cambio de armario habitual sin gastarse el dinero.

Etiquetas

Lo más