Boletín

El Museo del Prado cumple 200 años con las exposiciones del 'Quattrocento' y la pintura holandesa

El museo más emblemático de Madrid cumple 200 años de historia con las exposiciones del Quattrocento y la pintura holandesa

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:06

El Museo del Prado es mucho más que un simple museo para los españoles. Estamos ante el bicentenario, el Prado ha configurado, en cierto modo, la identidad nacional. Más que un museo es la historia de España. 

Este miércoles en 'La Tarde' en COPE, el director del Museo del Prado, Miguel Falomir, explica qué significa el museo y qué importancia tiene. "Es uno de los grandes museos mundiales pero también es algo más, sobre todo para los españoles. Es un lugar de memoria donde se amalgama la historia de España. El Prado en estos dos siglos ha cambiado desde cualquier punto de vista. Desde el punto de vista institucional se inauguró como el Museo Real, propiedad del rey Fernando VII. Así lo siguió siendo hasta 1.868 cuando las colecciones, tras la Revolución Gloriosa, fueron nacionalizadas y pasaron a pertenecer a todos los españoles. Físicamente también ha cambiado de forma extraordinaria, el primitivo edificio diseñado por Juan de Villanueva, no como museo, sino como gabinete de Ciencias Naturales al actual campus que incluye 4 edificios, ha multiplicado por mucho su espacio. En términos de plantilla y trabajadores igual. De unas pocas personas que mostraban y cuidaban apenas 300 cuadros durante un par de horas a la semana a las más de 700 personas que somos ahora. El Prado tiene un récord de permanencia abierto, abre todos los días del año a excepción de 3. Todo ha cambiado al ritmo que cambiaba la sociedad y el Museo del Prado no ha sido una excepción".

"La pintura antigua se mantiene muy bien porque todo lo que la rodea es manual, no es industrial. De hecho empieza a presenciar problemas en su conservación a partir del siglo XIX. Cuando se industrializan los pigmentos y la realización de soportes. La Anunciación de Fra Angélico es uno de estos casos de pintura antigua y el paso del tiempo va añadiendo capas de barniz hace que los colores se oscurezcan. Esto es lo que se ha retirado y hace que la obra vuelva a lucir en todo su esplendor. El único problema que tenía eran las tablas de madera, en las que se había producido un desajuste y se ha podido recuperar y ahora luce maravillosa", explica el director. 

"Ahora tenemos dos exposiciones en el Museo que responden a una idea muy precisa para paliar las lagunas que tiene el Prado. Los dos puntos débiles históricos son el Quattrocento italiano y la pintura holandesa. Para completar la primera tenemos ahora la exposición de Fra Angélico y los inicios del Renacimiento, probablemente las dos décadas más prodigiosas de la pintura occidental. La otra gran exposición es la dedicada a comparar la pintura española con la holandesa y nos permite tener todo aquello que no tenemos, por ejemplo, Vermeer, Rembrandt etc", continúa Emilio. 

El director afirma que está prevista una ampliación del Museo del Prado cuando se concrete un gobierno. "La ampliación que necesita el museo es la que está prevista. La incorporación del Salón de Reinos nos dará la oportunidad, por un lado, recuperar un espacio que está muy ligado a la historia del Prado, y sobre todo nos permitirá exponer más obras. Desde hace 50 años hemos venido experimentando distintas modificaciones pero ninguna de ellas estaba destinada a incluir más cuadros. Solamente una octava parte de la colección está expuesta por motivos de espacio. Existen más de 300 pinturas de una altísima calidad que deberían ser expuestas", concluye el director. 

Lo más