Boletín

Andalucía incorpora cursos de oratoria y debate de Educación Primaria

El próximo curso los alumnos andaluces desde los 6 a los 12 años dedicarán media hora semanal para mejorar su capacidad de liderazgo

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:34

Muchos de nuestros jóvenes, también los adultos parecemos desorientados, nos ponemos nerviosos al hablar en público. Ya solo pensar en un examen oral, es motivo para pensar en la ansiedad.

¿Hay algún fallo en nuestro sistema educativo? ¿Por qué los españoles tenemos tanta dificultad para hablar en público? La Junta de Andalucía piensa que hay que enseñar a los chicos a hablar en publico, a debatir, a ejercitar la oratoria. ¿Por qué no se les entiende a los jóvenes andaluces?

Todos tenemos dificultades para hablar en público. Se trata de conseguir una fluidez verbal para así darnos a entender.

El nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía así lo ha entendido y entre los numerosos cambios que ya ha dispuesto para el currículo que se seguirá en el curso que empezará en septiembre incluirá media hora semanal dedicada tanto al debate como a la oratoria dentro de las clases de Lengua. Se incorpora en todos los niveles de Primaria, desde primero a sexto.

Jorge Álvarez profesor de Oratoria de la Universidad CEU San Pablo y campeón nacional de Debate y el tercer mejor orador del mundo en el mundial de debate en Español celebrado en Chile en 2018, ha afirmado para los micrófonos de 'La Tarde' que los españoles tenemos dificultades para expresarnos en público por “un déficit de cómo hemos planteado la educación.” “Todos los que hemos pasado por el colegio y por la universidad hemos observado que nunca nos han dicho cómo hablar en público” sostiene.

Afirma que fallar fallan en muchas cosas pero lo principal son los nervios, “el no estar acostumbrados a enfrentarse a hablar ante la audiencia.” “Fallamos en saber argumentar: lo que queremos decir y por ello hacernos entender.”

“Antes de hablar en público es fundamental hacerse un esquema con dos o tres puntos para saber lo que queremos decir. Leer nos hace perder naturalidad.”

Álvarez recomienda no ir en blanco a la intervención, “siempre con una mínima idea antes de lo que queremos decir.” Sostiene que “muchas veces empezamos a decir algo pero no sabemos siquiera lo que estamos diciendo, para ello hay que tener unos objetivos claros para darnos a entender.”

El profesor de oratoria le da mucha más importancia a que “los alumnos se sientan cómodos a la hora de intervenir, por ello, no les insisto desde el principio con las muletillas.”

Lo más