• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Vuelven las novatadas: "He visto barbaridades como meter la mano en una tostadora encendida"

El nuevo curso universitario arranca con una tradición cada vez más polémica

Audio

 

Beatriz Pérez Otín
  • item no encontrado

Directora de "La Noche"

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 03:17

¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para ser aceptado en un grupo? Igual, cumplidos ya unos años y con tu círculo social más que asentado, es una cuestión que ni te planteas. Pero en pocas semanas serán muchos los jóvenes universitarios de 18 y 19 años que llegarán a una gran ciudad para estudiar una carrera, y se convertirán en los novatos, con todo lo que ese dudoso título conlleva.

ESCUCHA ESTA ENTREVISTA EN 'LA NOCHE' CLICANDO AQUÍ

Desde la ingesta excesiva de alcohol, casi hasta perder el control, hasta convertirse en el esclavo de un veterano y estar a su merced, sea la hora que sea. Desde afeitarse cejas, hasta subir fotos comprometidas y ridículas a la red para que tu reputación caiga en picado. Por ahí pasan las novatadas. Toda una tradición, más que arraigada en la vida universitaria y que cuenta con sus partidarios, acérrimos, y por supuesto, sus detractores. 

Ocurren en todas las ciudades donde hay vida universitaria, pero los avezados dicen que Madrid es el punto neurálgico, y especialmente en el parque junto al Colegio Mayor Jaime del Amo.

Por 'La Noche' han pasado dos jóvenes universitarias. Las dos han sido novatas. Una ha denunciado y forma parte del movimiento 'No más novatadas'. La otra, las defiende como método de integración. Rebeca, la primera, solo pasó por el aro la primera noche. Una fuerte ingesta de alcohol le impidió ir a su primera clase en la facultad. A partir de entonces ella, junto a un grupo de amigos, se negó a seguir el juego de los veteranos. Pero fue testigo de lo que hacían a los demás. 

"Era algo gradual", explica Rebeca en COPE. La primera semana el novato comía de pie, la segunda acompañarles a la universidad le sostenía el paraguas a un veterano de camino a la universidad en pleno aguacero, pero la cosa fue a más. Esta joven ha visto cómo chicos metían la mano en tostadoras encendidas o "cómo una persona ingería seis litros de agua".

Antes de que comenzaran sus novatadas, a Rebeca le dieron la opción de renunciar. Pero eso implica que el aislamiento social y la marginación consciente.

En este contexto, y sabedores de lo que se viene encima en menos de 15 días, la Universidad Complutense de Madrid y el Ayuntamiento de la capital de España presentan este miércoles 'Di no a las novatadas'. Una campaña contra los ritos iniciáticos a los que se enfrentan los universitarios de las residencia y colegios mayores con el comienzo del curso académico.

Etiquetas

Lo más