Marta Robles en 'La Noche': "Empatizamos más con un personaje de ficción que si lo vemos en un documental"

La periodista y escritora madrileña cuenta en 'La Noche de COPE' su última novela, "La chica a la que no supiste amar"

Audio

 

La Noche

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17 ene 2020

Te quiero hacer una pregunta, a ti, que estás al otro lado. ¿Cuántos clubes de alterne has visto cada vez que conduces por la carretera? En uno de ellos pueden esconderse historias como de la que te vamos a contar. Una de sus protagonistas es Blessing, una prostituta nigeriana atada a una organización de trata de personas que, tras ser operada de una manera chapucera de un cáncer de mama, se convierte en “mercancía estropeada” y acaba asesinada. Una muerte que investiga el detective Tony Roures después del testimonio de su amigo Alberto, cliente habitual de Blessing. Esta es la historia ficticia que cuenta la escritora y periodista Marta Robles en su última novela llamada "La chica a la que no supiste amar"

Con esta novela, Marta Robles ha querido poner su granito de arena y concienciar a la sociedad sobre una realidad que se encuentra más cerca de lo que nos pensamos. La historia de Blessing por desgracia, podría ser real. De hecho, esta obra se escribió tras hablar con cinco mujeres de origen nigeriano y manejar un par de informes policiales y una tesis doctoral sobre los viajes que hacen las mujeres nigerianas.

La periodista y escritora madrileña ha contado ante los micrófonos de 'La Noche de COPE' que cree que "hay muchas contradicciones con respecto a la prostitución y a la trata de mujeres" y añade que "muchas personas tratan de obviar que el gran porcentaje de mujeres que ejercen la prostitución son exclavas sexuales contra su voluntad o incluso sabiendo que van a ejercer la prostitución, pero desconociendo que van a perder el control de su vida y pasar a ser exclavas absolutas.

Asimismo, Marta Robles nos relata porqué estas personas que son víctimas de trata con fines de explotación sexual no denuncian a sus proxenetas. Y es que tras su captación todas y cada una de las víctimas contraen una deuda casi imposible de saldar que si no cumplen reciben fuertes amenazas contra su persona e incluso con hacer daño a sus familias.

Lo más