El robot anti-bullying llega a seis colegios españoles

Se convierte en un amigo más en la clase. Los niños de entre 6 y 16 años juegan con él y le cuentan cómo se sienten en el cole y en casa.

Audio

 

Samuel del Río
  • item no encontrado

Redactor de informativos

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 07 dic 2019

En España se detectaron 5557 posibles casos de acoso escolar en un año: entre noviembre de 2017 y octubre de 2018. El Ministerio de Educación atendió casi 13000 llamadas. Un descenso si las comparamos con el mismo período un año antes: 25000. Aún así, queda claro que el acoso escolar es un problema real en nuestra sociedad. Y nos ha llamado mucho la atención la irrupción de la inteligencia artificial en la lucha contra el bullying, concretamente un robot presente en 6 colegios de nuestro país. Este robot habla con los niños y detecta posibles casos de acoso o situaciones familiares peligrosas. Este robot anti-acoso permite que los docentes anticipen los problemas y los conflictos en el aula y fuera de ella.

¿Qué más sabemos sobre él?

Nos lo ha contado su creador, el CEO de KIO Inteligencia Artificial, Gustavo Beltrán. La idea surgió al pensar en cómo acabar con la espiral del silencio que experimentan los niños. Cómo conseguir que se abran y le cuenten sus impresiones a un amigo (en este caso robotizado): “Aquella barrera del silencio que siempre ocurre con los profesores o con alguien que para ti es autoridad, con la plataforma nos iba a permitir tener una comunicación más fluida y saber sus relaciones”. El robot tiene los oídos bien abiertos y procesa también lo que los niños escriben para él. Toda la información se procesa y se coteja. En caso de indicio de acoso, la aplicación se lo comunica al centro de enseñanza siguiendo el protocolo. Explica Gustavo Beltrán que “el colegio tiene la información clasificada por colores” y mediante la inteligencia artificial son capaces de “analizar y clasificar” las palabras que usan los niños para determinar su estado de ánimo o su situación emocional. Este sistema actúa y permite atajar situaciones dolorosas, como ocurrió con un niño de Perú que en la caja de deseos (el buzón que tiene habilitado el sistema para que puedan contar lo que quieran) contó “oye profe, yo te quería comentar que hay un ambiente muy malo en casa y no puedo estudiar. Todos los días escucho voces y me siento mal. No puedo llegar al cole con los deberes hechos”. Uno de los 6 centros con robot es el Colegio Nova Hispalis de Sevilla. Ruth Sánchez es profesora del centro y en La Mañana del Fin de Semana de COPE ha explicado que los niños “están fascinados” con el robot. Todo lo relacionado con la inteligencia artificial “les motiva y les gusta. Ha sido un éxito”. La piedra angular de la relación entre los niños y el robot que genera la confianza es la “pérdida del sentido de autoridad”. Eso hace que se relajen y se abran, algo que en ocasiones les cuesta. Lo considera un “intermediario emocional”. Ruth cree que “prevenir es la garantía del éxito”, anticipar las situaciones y a partir de ahí “elaborar planes de actuación” para atender al alumnado. El robot va acompañado de una aplicación: el juego de la amistad. Y siempre está disponible para que lo utilicen en cualquier momento, una “garantía de tranquilidad también para sus familias”.

En directo2