Boletín

Una niña de 11 años salva a su madre de morir atragantada

La menor siguió las indicaciones del 112 para la maniobra de Heimlich

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 21:19

La historia que te queremos contar tiene como protagonista a una niña de solo 11 años. Ocurrió en Las Palmas de Gran Canaria. La pequeña estaba con su madre y con su abuelo en casa. De repente vieron como la madre tenía dificultades para respirar, su cara estaba cambiando de color y se llevaba las manos al cuello. Se había atragantado con una cápsula de medicamento.

La niña la vio y llamó rápidamente a su abuelo. El hombre llamó al 112 y los servicios de emergencia se dirigieron hasta la casa, pero antes llegó el turno de la pequeña. En los casos de atragantamiento, la rapidez es fundamental para evitar la muerte por asfixia.

Así que el abuelo le pasó el teléfono a la niña y está comenzó a seguir las indicaciones de la operadora. Así, el médico le solicitó a la niña que se colocara detrás de su madre y le diera 5 golpes interescapulares (a la altura de los omoplatos) con el talón de la palma de la mano y que comprobara si había expulsado el cuerpo extraño.

Como esta maniobra no funcionó, le dijo que desde esa misma posición rodeara con sus dos brazos a la madre y que con la mano derecha hiciera un puño, a la altura de la boca del estómago haciendo cinco compresiones hacia atrás y hacia arriba. Es la conocida como maniobra de Heimlich.

Mientras la menor, en actitud muy colaboradora, repetía estas maniobras varias veces al tiempo que el médico le decía a la madre a que tosiera. Después, la abuela llegó al domicilio y se puso a ayudar a la niña hasta que consiguieron que la madre expulsase la cápsula. Alberto Martel es el médico que la ayudó. Tiene claro que la niña le salvó la vida a su madre.

Lo más