Boletín

EN 'LA LINTERNA'

Camacho: “Ya no hay efeméride que los independentistas no estén dispuestos a teñir de amarillo”

Ignacio Camacho habla en 'La Linterna' de cómo han contado los independentistas el Día de Sant Jordi

Audio

Ignacio Camacho en los estudios de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:28

Este lunes se celebra en Cataluña el Día de Sant Jordi, Ignacio Camacho lo comenta en 'La Linterna':

“A los independentistas les da igual la final de Copa que la fiesta del libro. Ya no hay efeméride cívica que no estén dispuestos a teñir de amarillo. Han decidido invadir la sociedad civil con la asfixiante propaganda de su designio, asfixiar la vida diaria catalana con el gas tóxico del separatismo y la monserga repetida hasta la extenuación de la existencia de presos políticos.

Al menos esta vez han encontrado cierta resistencia en esa otra Cataluña harta del desvarío, la de los ciudadanos que no están dispuestos a aceptar la secesión de facto ni la apropiación indebida de sus símbolos ni la hegemonía autodecretada del nacionalismo.

Pero no vale engañarse, aún son minoría en un debate donde, una vez más, el Estado no solo no ha comparecido sino que se ha vuelto a achicar ante las rosas amarillas y las ofensas al himno”.
 

Ignacio Camacho habla sobre esta noticia:

El destituido presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha dicho hoy que "la censura y el exilio" son "algunos de los dragones que a menudo han intentado malograrnos como pueblo".

Con motivo de la diada de Sant Jordi, Puigdemont ha recordado en un mensaje de su cuenta de Twitter a dos figuras "muy transcendentes" en la historia de Cataluña, el escritor Manuel de Pedrolo, "el autor más censurado de todo el periodo franquista", y el lingüista Pompeu Fabra, "a quien una vocación de servicio sin reservas le convirtió en conseller de la Generalitat en el exilio".

"La censura y el exilio de los que ellos fueron víctimas son algunos de los dragones que a menudo han intentado malograrnos como pueblo", ha comparado Puigdemont, para quien, por el contrario, "el espíritu de alegría y generosidad que impregna nuestro país cada Diada de Sant Jordi nos ha hecho irreductibles".

Por último, Puigdemont desea que "la rosa sea portadora de nuestros valores cívicos", y "el libro, de nuestro anhelo de crecer juntos más poderosos y más libres".

Lo más