• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Expósito: "La progresía es al progresismo lo que el cine al cinismo"

El presentador de 'La Linterna de COPE' ha analizado en su monólogo de las 20.00 horas la actualidad política

Ángel Expósito

Ángel Expósito

Director de 'La Linterna'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:19

Audio

 

Dentro de 20 días estaremos ya de hoz y coz en precampaña electoral. El 23 de septiembre se acaba el plazo y todo indica que no va a haber acuerdo entre Sánchez y Pablo Iglesias. Por lo que iremos otra vez a unas elecciones generales. Y no sé cuántas van en los últimos años. Esto es insufrible, pero es lo que hay.

Voy a hacer acopio de unas cuantas frases llenas de nada que se han dicho en los últimos días de este verano que termina. Un verano intermedio entre la no investidura de Pedro Sánchez en julio y este septiembre de sentencias y gobiernos autonómicos imposibles. Por ejemplo, las palabras de Sánchez de ayer mismo.

¿Es progresista Rufián, Torra, Puigdemont o el PNV? ¿El PNV es de izquierdas? ¿Desde cuándo? ¿Son progresistas Pablo Iglesias, Errejón o Monedero? ¿Es progresista Monedero después de sus palabras sobre Venezuela?

Es más, ¿es progresista la diputada de podemos en la rioja o los socios del PSOE en navarra? ¿Son progresistas los proetarras de Alsasua? Yo me niego a aceptar las acepciones de mentiras de nuestro lenguaje. 

El progreso es todo lo contrario a un paleto independentista. Reformista es todo lo contrario que proetarra. Reformista es todo lo contrario de lo que hizo Chávez en Venezuela o lo que hace Diosdado Cabello en Venezuela. Pero si no te ha parecido suficiente es que no has escuchado a Pedro Sánchez el pasado jueves. Le salió así del tirón. Ambiciosa, transformadora, progresista, reformista, modernista... le faltó taxidermista, estajanovista, propagandista y modista.

El mismo jueves, el otro artista invitado, Pablo Iglesias, en la radio amiga vino a decir que por favor, le dieran otra oportunidad como a los maletillas malos.

Esto es un show indecente de egos; un juego de trileros "mira la bolita, donde está la bolita...". Esto es un ejercicio continuo de marketing, puro y duro marketing que, al parecer cuela. Porque si uno hace caso a las encuestas en efecto el producto Pedro Sánchez vende.

El otro día le escuché a Sostres una de las frases del verano: "Sánchez es el cliente de Iván Redondo".Y así se plantean todo. Es como un youtuber que, nadie sabe por qué, encandila a millones de jóvenes en todo el mundo. Aquí tenemos a un presidente, resistente, al que echan a la calle y vuelve -eso si, contra Susana Díaz-. Un presidente que plagió su tesis y que aguanta el escandalazo como si nada. Un presidente a bordo del falcon o del helicóptero, un presidente al que le encanta salir en la foto. Él solo perfectamente estudiado, dirigido e iluminado. Y cuela.

Y mañana volará más con ese anuncio de 300 medidas que su equipo de marketing se ha sacado de la manga y que tendrían escritas desde hace un mes. Ya lo verás mañana, a bombo y platillo, tan ta ta chan... la Metro Goldwen Mayer presents la última de Iván Redondo Productions.

Y todos ahí como lelos haciendo que nos interesa. Y los palmeros y las palmeras alucinando ¡oh líder! y los Monedero, Errejón, y las Irene Montero o Pablo Iglesias esperando que les reconozcan como lo progresistas que sueñan ser. ¡Pobre Venezuela! lo que han hecho con ella.

Se confirman dos axiomas que llevo grabados en la memoria a sangre y fuego. El primero se lo escuché a Michavila hace unos meses y se mantiene "En la Moncloa se saben la ley electoral al dedillo pero el votante español no tiene ni idea de esa misma ley electoral".

Y otra que escuché hace una semana a mi colega Enrique Serbeto en su pueblo, Castejón de Sos, y que viene como anillo al dedo: "La progresía es al progresismo lo mismo que el cine al cinismo".

Lo más