COPE

La Unidad que combate el cibercrimen

La Linterna se adentra en el edificio donde se investigan los delitos telemáticos

Audio

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 22:45

Tiene 25 años, es de Ponferrada y es considerado como el mayor ciberestafador de la historia de nuestro país. Se llama Jordi Arias, pero desde que empezó su camino en la delincuencia... allá por el 2017... ha sido bautizado como Lupin, el ladrón de guante blanco protagonista de las novelas del escritor francés Maurice Leblanc. A través de las redes, adaptó el mundo de la estafa al comercio en Internet. Fanfarrón, agresivo en ocasiones y muy egocéntrico, se grababa cada vez que engañaba a sus víctimas.

Su sistema se basaba en crear páginas espejo, idénticas a las webs oficiales de tiendas de venta de productos electrónicos, a través de las cuales vendía unos dispositivos que no existían y que nunca llegaban a sus compradores. Amable en sus conversaciones, conseguía engañar a todo tipo de clientes. Hacía incluso que las víctimas se descargaran una aplicación que en realidad lo que hacía era permitir conocer sus datos bancarios para realizar transferencias de miles de euros hasta su cuenta. A una de ellas, le llegó a sacar hasta 20 mil euros de sus ahorros mientras que a otra consiguió desviar unos 5 mil a sus arcas. Se calcula que pudo llegar a cobrar hasta 300 mil euros mensuales.

Es el momento en el que saca decenas de billetes de 50 euros de los cajeros. Como ves le encantaba presumir del dinero que robaba. Pero quería mucho más. Por eso creo una red de mulas encargadas de seguir estafando y de moverle el dinero. Y claro no siempre todo ese dinero llegaba a su poder. Ahí vemos al Lupin más chulo y prepotente.

Hablamos de un joven que estaba igual de obsesionado con el dinero que con su seguridad. Tenía decenas de teléfonos móviles, su DNI no estaba en vigor y utilizaba diferentes identidades falsas. Además vivía de hotel en hotel y con una vida en solitario alejada de grandes lujos y ostentaciones. Por eso, para los investigadores era alguien muy difícil de perseguir.

Acabas de escuchar al Teniente Coronel Juan Sotomayor, el jefe del departamento contra el Cibercrimen de la Guardia Civil. Nos cuenta que en todos los años que lleva en esta unidad no recuerda un delincuente tan escurridizo. Para que te hagas una idea, un día en el que sospechaba que le perseguían, llegó a coger hasta 17 taxis distintos. Pero detrás estaba la benemérita y con eso es muy difícil de pelear.

La Unidad Central Operativa... En ella está el departamento contra el cibercrimen, que ha conseguido atrapar a Lupin, al mayor ciberestafador de España. Durante los próximos minutos quiero contarte cómo trabaja esta unidad y cómo es la lucha que lleva a cabo la Guardia Civil contra los delincuentes que se esconden en el inmenso mundo de Internet.

Aparecemos en un punto de la provincia de Madrid, en un edificio que está rodeado de oficinas y que el que jamás te podrías imaginar que dentro se encuentra en su interior la UCO de la Guardia Civil. Es un edificio prácticamente nuevo, que se inauguró durante la pandemia y que, como es obvio, está perfectamente vigilado. Al entrar por la puerta es necesario identificarse y también depositar tu teléfono móvil en unas de la taquilla que hay en la entrada.

Justo enfrente hay un televisor con algunas de las operaciones más importantes realizadas por la UCO a lo largo de su historia y también, al lado de los ascensores, hay un cartel indica qué unidades hay en cada una de las seis plantas que tiene este edificio. Nosotros vamos a la primera, al “Departamento contra el cibercrimen”. No hay que recorrer mucho así que subimos andando.

A la entrada nos encontramos con el Teniente Coronel Juan Sotomayor. Es el jefe de este departamento desde hace más de cinco años y a día de hoy sigue sorprendiéndose por la gran evolución que ha sufrido esta unidad. Y es que fue creada en el año 1996. A partir de ese momento los delitos informáticos empezaron a tomar especial protagonismo.

Nada más llegar a esta primera planta me llama la atención que a simple vista es muy similar a la que te puedes encontrar tú en cualquier lugar de oficinas. La única diferencia que destaca son los chalecos de la Guardia Civil que muchos de los agentes llevan puesto o tienen colgados en sus percheros. Hay pasillos amplios, varias filas de mesas y ordenadores en cada una de ellas. Es una planta muy bien organizada que está separada según los delitos que van persiguiendo.

Y en este departamento, el que se dedica a los abusos sexuales, en el que sus agentes tienen que convivir con imágenes de todo tipo. Imagínate lo que tienen que ver después de perseguir a pederastas o pedófilos que utilizan las redes para poder abusar de menores. Uno de los casos más conocidos fue el de un italiano que utilizó el videojuego Fortnite para ponerse en contacto con sus víctimas.

Has escuchado a la teniente Ana que a sus 27 años dirige esta sección. Por cierto que mañana es su cumpleaños y cumple 28. Y es que la mayoría de los componentes de este departamento, son chavales que no superan los 35 años. Algo que tiene su lógica teniendo en cuenta que forman parte de una generación que ha convivido desde pequeños con la tecnología.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El trabajo en el mundo de la red es infinito. Para que te hagas una idea, tan solo en España, durante el pasado año se han producido de media un total de 40.000 ciberataques cada día. Una cifra que supone un incremento del 125% respecto a la del año 2020. Y es que las estafas y los robos afectan tanto a personas como tu y yo que utilizan su móvil u ordenador en casa como a grandes empresas multinacionales.

Así se trabaja en una de las dos partes en la que se divide esta planta. Pero queremos saber lo que hay al otro lado así que vamos hasta allí junto al teniente coronel. No queremos molestar, hay mucho menos ruido en una zona formada por las secciones que tienen el objetivo de analizar y apoyar cualquier tipo de operación.

Mientras que recorremos las instalaciones me fijo en una de las salas. Hay una televisión enorme que está apagada, en la pared una pizarra con varios países y conexiones entre ambos y en medio una enorme mesa en la que se encuentran los agentes Daniel, David y Jorge. Con su permiso nos colamos para ver en qué están trabajando en estos momentos. Cuando te vas fijando en cada uno de los agentes de este departamento te das cuenta que la gran mayoría no está vestido de uniforme. Eso sí cuando les preguntas si son más informáticos que Guardias Civiles no dudan en su respuesta.

Quien habla es la sargento Patricia, que es la jefa de la sección de intervención tecnológica cuyo objetivo es el de apoyar en la parte más técnica de las operaciones policiales. Los datos hablan por sí solos. En el último año, por parte del Grupo de Intervención Tecnológica del Departamento contra el Cibercrimen, se han prestado un total de 100 apoyos técnicos a las investigaciones al resto Departamentos. Además se han realizado 300 operaciones en los últimos cinco años. Cifras que suponen un auténtico orgullo para agentes como Patricia.

Este es el trabajo de este departamento que con el paso de los años ha ido cogiendo una gran importancia. Y es que cada vez más utilizamos Internet para todo y eso lo saben muy bien los delincuentes. Como te digo la Unidad contra el cibercrimen forma parte de la UCO de la Guardia Civil. Por encima de esta primera planta está la investigación económica y anticorrupción, narcotráfico, delincuencia contra las personas, departamento de apoyo tecnológico y por último, en la sexta, la jefatura. Subimos hasta allí para hablar con el coronel. Entramos en el despacho y nos recibe Alfonso López Malo. Es el coronel y jefe de la UCO. No hay que olvidar que esta Unidad Central Operativa ha resuelto casos tan complicados como mediáticos. Investigaciones como las del pequeño Gabriel o Diana Quer, ambos con un triste final. Y es que en este edificio es necesario estar preparado para afrontar cualquier escenario.

Abandono este edificio de la UCO con la sensación de que el trabajo de este departamento de cibercrimen es infinito y muy difícil de poder abarcar. Juan, Ana, Patricia, Daniel, David o Jorge son algunos de los agentes que luchan porque el mundo de Internet y las redes sean algo más seguros. Hoy hemos querido acercarte para que veas cómo es un día para ellos mientras persiguen a los malos que se esconden tras una pantalla.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 3

Directo Siente el Carnaval de Cádiz

Siente el Carnaval de Cádiz

Con Rubén López en COPE Cádiz

Escuchar
Directo El ascensor

El ascensor

Con Jimeno, Fernando Martín y Álex Clavero

Ver TRECE