Boletín

¿Cómo se vive en Venezuela?

A esta hora los venezolanos esperan que la ayuda humanitaria entre en el país, algo que Nicolás Maduro no está dispuesto a permitir

Audio

 COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:09

El pasado 27 de enero, Juan Guaidó fue proclamado presidente. Y los cimientos, comenzaron a tambalearse. Mientras tanto, los venezolanos esperan que la ayuda humanitaria entre a Venezuela, algo que Nicolás Maduro no está dispuesto a permitir. Y todo por una razón, si la comida y las medicinas entran, el chavismo será historia. Hoy en 'La Linterna' hemos explicado cómo es el día a día de un país del que han salido 4 millones de ciudadanos.

El régimen de Maduro es férreo. Los militares, la policía y los colectivos chavistas controlan la calle. En estos días, la represión se ha recrudecido aún más. Hace ya años que los opositores son detenidos si levantan la voz.

Uno de ellos es Víctor Fernández, ex preso político y desterrado por el régimen. Lo detuvieron por pensar diferente y apostar por una Venezuela libre y con los derechos básicos.

Más historias con nombre y apellidos: la de Lus Marina. Ella es voluntaria en la divina providencia, un lugar donde el obispo de Cúcuta reparte 5.000 comidas diarias. Por desgracia, como otros tantos, abandono el país buscando la paz.

Y es que, otro de los grandes problemas es la inseguridad y la violencia en las calles. Los delincuentes y las mafias campan a sus anchas en el país. Y para atacar a la oposición lo que han hecho es armar a los colectivos para matar. Para asesinar y también para robar. Como le ocurrió a David, un joven venezolano que tiene miedo desde que perdió a uno de sus amigos. Y todo por un móvil.

Además, existe otro peligro que pone en jaque la normalidad en el país: los secuestros. Porque sin saberlo, puedes encontrarte en la diana de cualquier banda.

Por otro lado, la sanidad venezolana está en sus peores momentos y esto afecta a personas como Luisana. Una mujer de mediana edad que tiene problemas en el riñón y está deseando que llegue la ayuda humanitaria para su diálisis. O el caso de Astrid. Esta chica tiene 23 años. Y en un momento empezó a manchar y abortó al bebé que esperaba. Estaba de 4 meses.

Los médicos sienten impotencia, porque no pueden hacer bien su trabajo. Y el hambre también inunda las calles y niegan que puedan comer tres veces al día.

Lo más