Casado: "Soy el candidato que menos gusta a la izquierda"

El aspirante a liderar el PP pide que los compromisarios tengan libertad de voto y solicita a los candidatos eliminados que se pronuncien sobre a quién apoyan 

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:29

Pablo Casado, uno de los dos aspirantes a liderar el PP en el Congreso Extraordinario del 20 y 21 de julio, ha vuelto a rechazar una integración en la candidatura de Santamaría y ha apostado por llevar el proceso electoral hasta el final. En términos futbolísticos, Casado considera que el partido está en el descanso y que no se pueden amañar los resultados. "Si gano, integraré al equipo de Soraya y a los que no han pasado el primer corte", ha asegurado. 

El vicesecretario general de Comunicación ha insistido en que su candidatura fue superada por la de Santamaría por un "estrecho margen" y considera que las opciones que no superaron la criba deben pronunciarse sobre a quién apoyan. A este respecto, ha dicho que su candidatura y las otras cuatro eliminadas "estamos de acuerdo en lo esencial". Casado ha asegurado también sentirse molesto por los que ponen en duda la segunda vuelta de las primarias. "Me sorprende el debate sobre la segunda vuelta y creo que hace mucho daño porque desligitima el proceso. Y empieza a molestar a los compromisarios. La otra candidata, en COPE, dijo que las normas estaban para cumplirse. Y cuando dijimos que nosotros apoyábamos que gobernara la lista más votada en las municipales, también dijimos que queríamos incorporar la segunda vuelta si el ganador no lo hacía por un amplio margen". 

Casado ha defendido la labor del partido en los últimos años, pero también ha asegurado que como portavoz no dijo todo lo que pensaba. Pese a todo, ha ensalzado sus ideas y los momentos en los que se desmarcó de la línea general de su partido. "En el tema de Cataluña, yo dije que había que ilegalizar los partidos que quieran romper España. Fui vanguardia a la hora de enfrentarme el secesionismo. No hay que tener contemplaciones con los que han dado un golpe de Estado. Y a algunos les ha salido barato. En tema tributario, pedí un IRPF por debajo del 40% y una bajada del impuesto de sociedades. En el tema educativo he dicho que la ley educativa se tiene que mantener. Y me ha pasado también factura ser muy exigente en la lucha contra la corrupción", ha asegurado. 

Para Casado, el PP tiene que estar "más activo, más revitalizado y más presente en la sociedad", ha pedido que los compromisarios puedan votar con libertad en el Congreso Extraordinario y ha insistido en celebrar un debate con Santamaría antes de la cita. Casado se ve como el candidato "que menos gusta a la izquierda": "Mis enganchadas con Podemos y PSOE han sido sin ningún tipo de freno. Pero lejos de insultarlos, mi tesis es ganarlos", ha dicho. Y cree que el PP debe alcanzar los once millones de votos "ampliando nuestro espacio político, siendo un partido transversal y buscando a las mayorías". 

 

Etiquetas

Lo más