COPE

Sergio Barbosa: "Los organismos científicos reiteran que las vacunas para los niños son más que seguras"

Final del puente de la Inmaculada, la vacunación para los más pequeños y la situación del trabajo estacional. El editorial de Sergio Barbosa del miércoles 8 de diciembre de 2021

Sergio Barbosa

Sergio Barbosa

Periodista

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 12:07

Vídeo

¿Qué tal, buenos días? Saludos de Sergio Barbosa, en nombre de la gente que hace posible Herrera en COPE en este miércoles 8 de diciembre de 2021. No hay puente que cien años dure; y hoy, por desgracia... Porque lo bueno siempre parece como que dura menos, ¿verdad?... Pues termina este puente, coronado con esta festividad de la Inmaculada. Festividad que, por cierto, va a hacer que tengamos un poco menos de tiempo de análisis y opinión, porque a las 9 conectaremos con la misa de la Inmaculada.

Pero, entre tanto, la verdad es que hay bastante tela que cortar para ser un día, así festivo, que viene también con ese ritmo a medio gas, propio de los puentes.

Decíamos antes que los puentes festivos en España tienen sus propios seres mitológicos. Como las señoras mayores que se lanzan a por los periodistas en la Calle Preciados para contarles, muy indignadas, que están agobiadas porque en el centro de las ciudades hay mucha gente, y que estamos en pandemia... Y que alguien haga algo, por favor. Claro, a todos nos sobran siempre los demás, pero no nosotros que, con nuestra presencia, también contribuimos al mogollón.

Otro ser mitológicos de los puentes es el conductor que, aún sabiendo que se avecina un temporal de nieve. Coge y sale con el coche, muchas veces sin cadenas ni nada, así como el que va a tarifa en verano. Bueno, hay que decir que, a tenor de cómo iban en la tarde-noche de ayer, muchas autovías, llenas hasta las trancas. Lo cierto es que mucha gente ha hecho gente a la DGT y, si estaban en el norte peninsular, han adelantado la vuelta del puente para evitar problemas con la nieve.

La cuestión es que hoy lo peor se espera en la Cordillera Cantábrica y los Pirineos, sin olvidarnos de algunas zonas de Navarra, Aragón, La Rioja… y provincias como Álava, Palencia, Segovia, Ávila o Soria. Ojo porque algunas son provincias por donde pasan algunas de las principales autovías que conducen a Madrid. Vamos a seguir atentos a los líos que puedan producirse, que esperemos no sean demasiados.

Y este final de puente también nos deja una noticia importante para muchos padres que tenemos a niños, entre los 5 y los 11 años… Niños que, pobrecitos míos, llevan entre pecho y espalda una señora pandemia. Muchas veces, quejándose menos que los adultos y siendo más disciplinados… Críos a los que, en la primavera de 2020, los encerramos en casa… y tiramos la llave durante tres meses… Que eso, se dice pronto.

Niños que siguen llevando, religiosamente, una mascarilla, durante la jornada escolar, ahora que muchos adultos prescinden de ella, cada vez que pueden. Bueno, pues a esos niños, les ha llegado la hora de la vacunación. Así lo ha decidido la Comisión de Salud Pública, con el visto bueno de la ministra de Sanidad: Ni que decir tiene que hablar de los niños es hablar de lo más sagrado que pueden tener unos padres, y también unos abuelos o unos tíos.

Y ganas de que falte menos para que todo esto acabe para ellos, todas las del mundo. Somos muchos los que llevamos clavados en la memoria aquellos momentos del confinamiento duro, cuando el crío pegaba la nariz a la barandilla de la terraza, si es que la casa tenía terraza. Veía con cara de penita como algunas personas sacaban a pasear al perro... y te preguntaba: “Papá, yo no puedo salir también un poquito?” y le tenías que explicar, con sus tres o sus cuatro añitos, que él de momento no podía, que había un bicho malo en la calle que hacía pupa a los niños, pero no a los perros.

Eso... Eso se queda para los padres y para los niños... Así que, se pueden imaginar, que el anuncio de la vacunación de los pequeños ha despertado mucha expectación, y alguna que otra duda...

¿Y cómo queda la cosa?

Pues el próximo lunes llegan 1’3 millones de dosis infantiles que empezarán a ponerse el miércoles 15 de diciembre. Es decir, esto comienza dentro de justo una semana. Se va a empezar de mayor edad, a menor… Es decir, empezarán con los críos de 11 años, aunque todavía está por ver la logística. Hay territorios que ya dicen que van a utilizar los centros de vacunación y ambulatorios, y otras que lo harán en los colegios, y la mayoría, todavía no lo ha decidido. Lo que sí está claro es que serán dos dosis… y que, entre vacuna y vacuna, pasarán ocho semanas.

Hay que decir que la vacuna aprobada es de Pfizer, pero que tienen que llegar esas vacunas nuevas, porque las que nos ponemos los adultos no valen. A los niños les van a poner una tercera parte de lo que le ponen a un adulto, y los viales para los niños van a venir con los componentes adaptados para esa composición.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Y aquí viene la gran duda de algunos padres. ¿Las vacunas son realmente seguras? Porque yo, como adulto, no dudé en ponerme una vacuna diseñada de emergencia, con tal de evitar el drama que llegamos a vivir en los hospitales y en las morgues, pero ponérsela a mi hijo, a lo mejor ya me da más cosa… O la pregunta de, ¿Pero si los niños no enferman, y estar vacunado tampoco impide que sigan contagiando… para qué lo estoy vacunando? Porque si es únicamente para que yo esté más tranquilo, lo mismo prefiero aguantar un poco más, a que salgan las vacunas esterilizantes.

Bueno, pues hay que decir que los diferentes organismos científicos reiteran que la vacuna es segura… Primer punto. Y luego, la Sociedad Española de pediatría recuerda que, aunque la mayoría de niños no enferman, hay un pequeño porcentaje que sí lo hace… y que hay que pensar en ellos. Eso y que los vacunados, aunque efectivamente siguen contagiándose y contagiando, lo hacen en menor medida porque el tiempo en el que son contagiosos se reduce.

Así que todo apunta a eso, al consejo y a la invitación a vacunar a los más pequeños, para abordar ese nicho en el que se concentra ahora la mayor incidencia: 498 casos por cada cien mil niños, casi el doble que la media del conjunto de la población. Y, con ellos… sus padres…, que al tener contacto con los críos en casa, están cayendo también como moscas.

Pues hoy reflexionaremos sobre esa vacuna infantil a la que ya, oficialmente, están llamados 3.300.000 niños españoles. Y todo esto, con una pandemia que vamos a ver qué números dos deja dentro de unos días, cuando se hayan asentado los efectos de este puente. Ayer, como era día laborable, Sanidad sí que hizo balance. Y confirmó que los contagios siguen al alza, con hospitales que todavía no están en una situación preocupante, aunque tampoco cabe frivolizar o confiarse demasiado. Hospitales como el Hospital del Mar de Barcelona han visto como las camas ocupadas por pacientes COVID se han multiplicado por tres en muy poco tiempo, y en el País Vasco, los ambulatorios ya están desconvocando algunas citas no urgentes.

España está a punto de ingresar de nieve en el riesgo alto; y desde el viernes hemos tenido 44 mil contagios. Salimos, de media, a 11 mil diarios. Eso sí, el gobierno descarta tomar él nuevas restricciones, de cara a esta Navidad. Si, acaso, que lo hagan las autonomías. Ahora, cuando suba un poco más la incidencia tras el puente y las navidades, cuando los niños empiecen a vacunarse, seguramente aumentará un poco más el ansia, la necesidad psicológica de que todo esto acabe. Gente que, a lo mejor, empieza a quejarse de que su hijo tenga que seguir con la mascarilla en el colegio, si ya está vacunado.

Pues mire... Seguramente ese momento que nos vendieron como el gran día de la liberación, como si fuera el final de la guerra... Lo mismo tampoco llegará como tal. Es decir, eso de que tú te vistas de marinero, tu señora se vista de enfermera... Y le des un besazo en la boca, como si estuvierais celebrando en Time Square el final de la guerra... Y con los niños bailando alrededor de vosotros, haciendo una coreografía, a lo ymca... Lo mismo no así... Lo mismo el final de la pandemia es en fade out, en un desva-ne-cimiento progresivo... Hasta que un día caigamos en la cuenta que ya nos hemos olvidado del virus. La vacunación de los peques, no será definitiva, pero nos acerca a ese esperado momento, que debería llegar en 2022, si todo se hace bien...

Y por lo demás, más allá de las cavilaciones de la salud, tampoco podemos perder de vista los asuntos del comer. ¿Por ejemplo? ¿Qué pasa con la reforma laboral? Pues seguimos sin acuerdo, acuerdo que es necesario antes de que termine el año para que Bruselas suelte los fondos europeos condicionados a ese pacto laboral… De hecho, los empresarios lo siguen viendo difícil, aunque es verdad... que el gobierno ha aflojado un poco en sus planteamientos. El ejecutivo, ahora mismo, plantea que la temporalidad quede acotada a dos situaciones:

-Que haya un aumento inesperado de la producción. En ese caso, se podría hacer a un nuevo trabajador un contrato temporal de tres meses.

-Y para cubrir la baja de otro trabajador.

¿Qué pasa con los trabajadores de actividades muy estacionales? Es decir, con los que son, en la práctica, temporeros de lo suyo... Pues ahí el gobierno apuesta por el contrato fijo-discontinuo, con todo esto encima de la mesa... ¿En qué ha cedido principalmente el gobierno, respecto a lo que planteaba inicialmente? Pues renuncia a querer regular hasta el número exacto de trabajadores temporales que puede tener una empresa, en función de su tamaño.

Recuerden que, en la propuesta inicial de Yolanda Díaz se decía que en las empresas de hasta cinco trabajadores, solo se pudiera contratar a un eventual. Las de seis a 10 trabajadores, solo dos eventuales, y así iba poniendo topes hasta un máximo del 4% de la plantilla para las empresas más grandes. Bueno, pues ahora el gobierno renuncia a meterse en esos pormenores de los topes de temporalidad, siempre que los empresarios acepten acotar las causas que puedan llevar a contratar a un empleado de forma eventual... y, si pasan 90 días, un contrato eventual pase a indefinido... Veremos si hay o no fumata blanca... Porque lo cierto es que, en lo socio-laboral, la calle sigue con la inquietud a flor de piel.

Audio



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar