Herrera: "A Sánchez no le importan sus horas extras, sino lo que a él le toca en cotizaciones"

A partir de este lunes la Inspección de Trabajo empezará a realizar comprobaciones, que podrán dar lugar a sanciones de hasta 6.250 euros

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14 may 2019

Audio

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Fíjense ustedes que ya es lunes. Entra una alegría en el cuerpo, un algo y el poder ya tener las antenas desbrozadas. Ahora creo que Antelin está en COPE Zaragoza, pero como de 6 a 8 COPE Zaragoza no interviene, no suministra cadena más que lo que pudiéramos necesitar, que lo puede enviar por baja, entonces no hay ningún problema. Pero ha sido una gran semana de trabajo que concluyó, que ahora se renueva en esta nueva semana de mayo en la que se van a suavizar un poco las temperaturas y en la que hoy 13 de mayo venía cantando como una pastorcilla Ángela por el pasillo aquello que cantábamos los niños de mi edad, y supongo que también los de la tuya, "el 13 de mayo la Virgen María bajó de los cielos. ¿A dónde? A Cova de Iría". ¿Te acuerdas, verdad, hija? Ay, 13. 13 de mayo cuando me encontré contigo. Ay tus ojos de manzana y tus labios de cuchillo y las 9, 9 letras de tu nombre sobre el mío que borraron diferencia de linaje y apellido. ¡Bonita copla! ¿Y sabes también que son los patios de Córdoba? ¿Y sabes también que la Feria de Jerez está en su...?

Ahora como va a fichar, pues ya sabremos a qué hora llega Ángela y a qué hora se va. Llega a su ahora y siempre se va más tarde, o sea que ahí sale ganando la casa. Pero yo pregunto: Oiga, ¿en todas las empresas...? ¿En qué tipo de empresas, por ejemplo, que es lo que no especifica este decreto del Gobierno que hoy entra en vigor tiene que llevarse el control, el registro horario de sus trabajadores?

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL DE HERRERA

Pues, hombre, pues hay empresas con determinados trabajos presenciales, estamos pensando en la Ford, antes decíamos la Ford. Bueno, pues la Opel, yo qué sé, donde operarios y operarias llegan a las 7 y se van a las 3. Eso es fácil, más o menos fácil controlarlo. En otros modelos de trabajo, con otra flexibilidad, es... Oiga, no hablemos ya de las economías digitales, no hablemos de las empresas que han llegado a acuerdos de conciliación con alguno de sus miembros, no. En un periódico, por ejemplo. ¿Qué es eso del reloj, de fichar, de no fichar?

Bueno, pues es lo que ha decidido el Gobierno: aprobar una medida con toda la prisa, con la que se le supone actúan para el beneficio electoral en esos famosos "Viernes Sociales" y porque, además, necesita dinero. Si el problema no está en que usted gane más o en que a usted le paguen alguna de las horas extras que ha hecho y no le han reconocido. Eso, permítame que le diga, eso a Sánchez le importa relativamente poco.

Vídeo

 

Lo que sí que le importa es lo que a él le toca de esas horas extras: cotización, Seguridad Social y otras cosas. Y pone ahora toda la Inspección de Trabajo a ir de empresa en empresa para ver si a pesar de la improvisación del Gobierno ya se han implementado, que se dice ahora, este tipo de medidas.

Miren, la facilidad que tiene para crear problemas este Ejecutivo empieza a ser legendaria. Legendaria. Hay muchos tipos de empresa. ¿A todos los tipos de empresa va a aplicar esta medida a la que, por cierto, le falta reglamentación, está tomada de forma desproporcionada, sin haber negociado con el sector empresarial y solamente por realizar este regalo a los sindicatos, que todo regalo que se le hace a los sindicatos implica antes o después un retroceso?

Desde luego, todo aquel trabajador que haga horas extras, esas horas extras se le tienen que pagar. Eso es evidente. También es cierto que hay muchas empresas pequeñas, pequeño negocio, en la que un día te quedas un poco más porque hay que apretar, porque tienes un problema, un hoy por ti, mañana por mí, y otro día te vas porque tienes un problema en casa. Y te vas antes de trabajar. Eso, en fin... Se ha hecho toda la vida y se sigue haciendo. ¿Eso qué pasa, que también van a fiscalizarlo los inspectores de Trabajo?

Bueno, por cierto, atención, enfermeros y enfermeras de España. Hoy, entre ayer y hoy, exámenes para oposición para muchísimas plazas, eh: 20.000 plazas fijas en 13 comunidades. Hay 140.000 enfermeros. Os deseamos a todos y cada uno mucha suerte. No todos van a poder entrar pero ya saben.

Bueno, hoy se retoma la campaña electoral después de la despedida de Alfredo Pérez Rubalcaba. Ya saben ustedes, él mismo decía, Pérez Rubalcaba decía: “¡Qué bien enterramos en España!” Y a él le hemos enterrado bien, como por otra parte seguramente se merecía.

En la despedida a Rubalcaba, ahora mismo lo hablábamos, ha habido un algo de melancolía. Esa melancolía de echar en falta un algo de la vieja política. Oiga, Rubalcaba, como todos nosotros, tiene en la casilla del debe unas cuantas cosas y en la del haber otras cuantas. Pero como tengo yo o como tiene usted.

Sí es cierto que, hombre, hasta en la maldad Rubalcaba exhibía una estatura política notabilísima. Notabilísima. Y es evidente que no se pueden olvidar algunos pasajes, que seguramente no han sido los más felices de su vida, pero también es cierto que ha habido otros en los que su concurso ha sido imprescindible para darle altura de vuelo a la política en España y para dar algunos pasos en la política de Estado que hubieran sido un tanto más difíciles sin contar con su concurso.

De las cosas más llamativas en la despedida de Rubalcaba ha sido la sobreactuacion de algunos, especialmente algunos que no se portaron bien con él, que lo detestaban, empezando por el presidente del Gobierno, que le ha faltado el velo de viuda.

Hoy lo cuentan algunos columnistas que han estado cerca de Rubalcaba este tiempo. Yo la última vez que lo vi fue en una recepción en palacio y estaba ojiplático ante mucha de las cosas que pasaban en la política española. Pero, hombre, era leal a su partido, claro que sí. También lo fue a España. Ahora, la sobreactuación para apropiarse de Rubalcaba cuando con Rubalcaba las diferencias eran absolutamente no solo de criterio, sino de trato, obligaban haber sido un poquito más prudente.

Oiga, porque el Rey Felipe que le debía a Rubalcaba el hecho de que Rubalcaba, junto a Aznar, Zapatero, Rajoy, el director del CNI, el Rey Juan Carlos, que eran los que estaban en el secreto de la abdicación, fueran formales, serios y estuvieran por esa labor, no se filtrara y, además, impidieran la tentación de alguno de querer filtrar por ese hueco a lo mejor alguna que otra cosa. Bueno, decía, lo que hay que hacerle a Rubalcaba, entre otras cosas, es eso, y el Rey se lo agradecía, acudió a donde tenía que acudir esa mañana que era la inauguración del Salón del Automóvil. Sánchez se fue al velatorio.

Bueno, yo creo que Rubalcaba se habría reído mucho de estar viendo todo esto. Mucho. Con lo que le han dicho, con lo que le han hecho, en 'El País', por ejemplo, que le removieron del Consejo Electoral en cuanto ganó Sánchez, en el famoso volantazo de 'El País', en fin... Y todos estos de plañideras, que es lo más gracioso.

Lo más