Boletín

Herrera: "Sánchez, cuanto antes te vayas, mejor para todos"

Este viernes el presidente del Gobierno comunicará su decisión sobre la convocatoria de elecciones generales

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 16:05

 

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Bueno, ya ven ustedes, damas y caballeros, es viernes. Es 15 de febrero del 2019. Son las 8 de la mañana. Es decir, ya el día lo hemos echado a la espalda prácticamente, pero no crean. No crean. Lo mejor no viene a las 8. Lo mejor viene a las 10. O no. O no. A lo mejor llega lo peor. Es que eso es muy raro.

¿Qué pasa a las 10? Miren, hoy Pedro Sánchez va a volver a ser reina por un día. Reina por un día en uno de los momentos cumbre de su ejercicio político después de haber sido dos cosas elementales y fundamentales que es: primero, un resistente. Eso no lo puede negar nadie; y segundo, un audaz porque en virtud tanto de una característica como de otra, hoy a las 10 de la mañana, tras un breve Consejo de Ministros extraordinario, va a comparecer para anunciar al mundo que piensa hacer.

ESCUCHA AQUÍ EL EDITORIAL COMPLETO DE HERRERA

¿Qué va a hacer? Seguir gobernando contra 191 votos que son los que le han derrumbado los presupuestos, no. Ayer lanzó a sus ministros a los medios. Aquí cayó la de Hacienda, que adelantó la de las elecciones y la fecha inmediata. No dijo la fecha porque fue imprudente, pero seguramente la sabe. Y sabe que la fecha seguramente será el 28 de abril. O no.

Mire, tratándose de Sánchez cualquier extravagancia es posible. Puede ser en abril, puede ser juntando las elecciones con las de mayo, puede ser antes del 28 de abril, un día de cada día, no un domingo. Bueno, no se. Miren, adelantarlo...

Yo les digo exactamente cuáles son los problemas de los calendarios. Hacer dos selecciones con un mes de separación es gastar 200000000 de euros más, pero luego, hacerlas el 28 de abril comporta otra dificultad: Que tú el tiempo de la campaña electoral de las elecciones de mayo lo vas a pasar negociando la configuración de las mesas del Parlamento y las negociaciones para formar o no formar un gobierno. Eso con una campaña en la que, además, se juegan comunidades, ayuntamientos y demás es un Cristo. Es un cacao fundamental.

 

Porque, oiga, claro que influyes en las elecciones de mayo si tú el post electoral del 28 de abril lo consumes, precisamente, en una negociación. Pero bueno, miren, cuanto antes se vaya mejor para todos. Desde luego, para él también porque lo que ha estudiado claramente ha sido la idoneidad del momento, si tiene alguna encuesta, que no será la de Tezanos, pero que le diga que puede ser el partido más votado y los independentistas van a seguir teniendo fuerza porque, al fin y al cabo, a su electorado le han mandado el mensaje de no hemos cedido. No hemos apoyado a este tío. Nosotros estamos con los presos políticos bla bla bla. Alabanzas. Todo eso junto, Podemos que está por ahí despeñado, el otro cambiando pañales que además, parece que no va a poder dejar de cambiarlos durante la campaña. Pues él dice: “ahora o nunca”.

Y, bueno, desde luego mejor que se vaya hoy que que se vaya mañana. Y se va a ir haciendo ruido. Se va a ir decretando una salida de Franco nada probable. Que, fíjense ustedes, que lo último que haga este Gobierno sea decretar la salida de Franco del Valle de los Caídos, que no quiere decir que saquen a Franco, eh, porque ahora tiene derecho a acudir al Supremo la familia y hay que escuchar a los benedictinos y hay que... O sea, que eso de que... No, no, pero bueno, es un gesto cara al futuro. Es un gesto cara al futuro de una medida de Franco murió hace 40 y pico de años, eh.

Bueno, pues más allá, ya les digo, esto va a dejar en cualquier caso el país manga por hombro porque volvemos a un déficit que va a crecer. ¿Por qué? Porque este ha cerrado el gasto, las pensiones, SMI, sueldo de los funcionarios y no ha previsto ingresos, con lo cual va a haber que pedir un crédito extraordinario. Ya no hay quien se lo quite el gasto.

En fin, todo es apasionante si no fuera que nosotros estamos implicados en ello. Los españoles somos víctimas de este desastre que surgió cuando Pedro Sánchez tuvo la ocurrencia de montar aquella moción de censura, gobierno Frankenstein, etcétera, etcétera que, por cierto, podrá reeditar. Podrá reeditar con la particularidad de que entonces va a tener 4 años por delante. 4 años y lo del relator va a ser una broma comparado con lo que pueda esperar.

Y en el otro lugar de la actualidad el juicio en el Supremo. Junqueras, que ayer aprovecho el canal de televisión con la pedantería habitual. Mintió desde el principio hasta el final. Ayer lo que hizo en su comparecencia el señor Junqueras a las respuestas de su abogado, no de la acusación, fue hacer un mitin. Pero un mitin, oiga, con su oreja gorda, su pelo, todo. Todo. Todo, eh. Mitin de primera división.

Pero da igual, da igual que diga que él es pacifista, que no ha cometido delito, que un referéndum no es un delito y que buscar la independencia no lo es. Da igual porque lo vimos todos. Es que lo bueno o lo malo de esta factura de la ley es que fue televisada.. Es que radiada. Es que la contábamos paso a paso. Y no solo nosotros, la contaban ellos. Ellos eran los que se ponían delante de la cámara rompiendo el papel del aviso del Tribunal Constitucional, diciendo esto es lo que pensamos de la... En ese papel el Tribunal Constitucional le decía que estaba cometiendo un delito si no suspendía inmediatamente todas las coñas estás que estaban organizando. Y les daba igual.

Es decir, está en ese juicio no por ser un preso político, sino por haber despreciado de forma consciente el ordenamiento jurídico. Y esto, hombre, ya sé que es un poco pesado repetirlo cada semana, pero es que conviene no olvidarlo y conviene decirlo todos los días quien lo tenga que decir.

Bueno, y luego, además, se permitió la frivolidad de decir del “amo a España”. “Yo amo España, amo los españoles”. Supongo que cada uno en su casa. Esto es: Ay, amor, ya no me quieras tanto. Ay, amor, no sufras más por mí. Rafael de León tuvo una vida mejor que la de Rafael Hernández en el bolero de los panchos. No me quieras tanto ni llores por mí. No vale la pena que por mi cariño te pongas así. Coplas históricas. Pues no nos quieras tanto y cumple más la ley, que es lo que tienes que hacer. Y, desde luego, responder por no haberla cumplido.

Luego, además, encima tuvo la mala suerte que le siguió Joaquín Forn, que sí que, efectivamente, reconoció que el 1 de octubre, el referéndum del 1 de octubre, era ilegal y que lo sabían porque, además, se lo había avisado el Tribunal Constitucional. Claro, es que con compañeros de banco así, ¿dónde vamos? Uno da un mitin y el otro contesta, efectivamente, como buenamente puede: A la evidencia.

Lo más