'HERRERA EN COPE'

Herrera: "El alcalde de Vigo está haciendo ímprobos esfuerzos por escurrir el bulto"

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 16 ago 2018

 

Señoras, señores, me alegro, buenos días.

Miren ustedes qué hora, qué diía más bueno. Pero bueno, bueno de verdad. Es el día festivo por excelencia en el año en España, el día de la Asunción de la Virgen, el día en el que por dogma de la Iglesia se celebra que la Virgen una vez acabada la vida en la Tierra, fue Asunta por los cielos. No confundir con la ascensión, que la ascensión es del Señor, es un jueves. Es un día, desde luego, festivo y Mariano, esta Pascua de María en la que si un pueblo no, el de al lado prácticamente celebra hoy sus fiestas patronales, en función de su patrona, por ejemplo, yo les hablo desde COPE Sanlúcar, que amanece las primeras horas con el cielo algo nuboso, luego se va despejando poco a poco. Y hoy lo celebra en honor a la Virgen de la Caridad. Y la Virgen de la Caridad hoy desfilará, procesionará sobre esa alfombra de sal maravillosa que es la calle ancha. Ha sido construida esta noche y que ahora durante las próximas horas va a estar allá para deleite de todos. Y así en tantos y tantos y tantos pueblos que hoy van a tener un día pues prácticamente estable en toda España y digamos que puede haber alguna tormenta en Valencia Murcia, Andalucía Oriental, pero muy localizada, focalizada por la tarde. En algún lugar puede haber algo de granizo, pero nada más.

En el mundo siguen pasando cosas. Siguen pasando cosas y nosotros se las hemos venido contando durante estos días en la que hemos estado de un lado para otro, en polígonos industriales apasionantes, en Compressing, en la industria Grasa Mar, en los cauchos del nabo, en la estación de aguas depuradora de aguas residuales el Fondillo, en Blancojet, en Vagisan, en la Fundación anti piorrea. En tantos lugares que nos han dado momentos vibrantes de radio a lo largo de estos días. Hoy, en atención al día que es, claro, no vamos a meternos ahora en camisas de once varas o en polígonos de once varas, que tampoco, está todo cerrado, practicamente.

Hoy el mundo entero se fija en un puente, el puente de Génova, que ayer al mediodía, como saben ustedes, se derrumbó. Es un puente importante, es el puente de una autovía, desde Génova a Milán. Cruza Génova, es un puente que tenía su polémica desde el momento de su construcción. Los sobrecostes, el complicado mantenimiento, etcétera, etcétera. Bueno, ese puente estaba en revisión por parte de diversos técnicos, pero el tráfico no se había interrumpido, continuada. Fuera bien por las tormentas, fuera bien por un rayo, fuera bien por el peso de todos los coches, es cierto que se ese puente se ha hundido, y se hundió causando la muerte, hasta el momento, hasta el momento, de 35 personas y decenas de heridos. Cayó el puente sobre un centro comercial y varias viviendas. Como cuando ocurren en estas cosas, inmediatamente, la búsqueda de responsabilidades es automática, automática, y entonces, unos dicen; ¿cómo realizando tareas de mantenimiento seguía permitiéndose el tráfico? ¿cómo nadie se había dado cuenta antes de que este puente se podía caer?

Ya veremos las investigaciones de los italianos dónde llegan. Aquí nosotros estamos con nuestro particular puente. Que no es un puente, es un muelle, un muelle en Vigo que afortunadamente no ha causado tragedias personales. Ha causado muchos heridos, alguno de ellos tanto que tienen que estar en cuidados intensivos, pero ninguna muerte. Y la pelotera entre la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento es de órdago, es de órdago. El alcalde de Vigo está haciendo ímprobos esfuerzos por escurrir el bulto, porque lo cierto es que hay un convenio que le responsabiliza a él del mantenimiento de ese muelle. Y hay un permiso que tiene que realizar el técnico municipal y, por lo tanto, el ayuntamiento, políticamente, el alcalde para congregar allí a tantas personas. Pero todo esto de que, no bueno, si la Autoridad Portuaria de aquí para allá, tuya, mía, mía, tuya. Invita a varias reflexiones.

 

Hoy en el diario.com hace una interesante reflexión el editorialista, y la que recuerda, oiga, casos en los que no ha habido ninguna duda en atribuir al partido que gobernaba que la desgracia ocurría por la forma de gobernar. Ese partido ha sido siempre el PP, claro. El metro de Valencia, el tren con la curva de Angrois, el Madrid Arena, y no digamos, por encima de todo, el espectáculo más bochornoso de utilización política que ha habido con una desgracia que ha sido la del Prestige, que fue una desgracia que no costó vidas humanas, y que pudo paliarse con el tiempo, el trabajo y la paciencia. Pero parecía que el barco lo había hundido personalmente el Gobuierno de Aznar. Él mismo además, ahí a machetazos, o a martillazos, o con una rotaflex. Entonces forma parte de la responsabilidad de una forma de gobierno. Cuando ocurre con un ayuntamiento socialista ya es otra cosa. ¿Nadie se dio cuenta de la infraestructura de ese puente y que no era la correcta cuando había habido avisos ya que se habían realizado y permite que se metan allí a 400 personas? Porque el que firma ese permiso es el alcalde de Vigo por más que ahora quiero escurrir el bulto.

Y luego, por otra parte, es noticia, sigue siendo noticia, y este verano ha sido una constante permanente, y lo va a seguir siendo durante bastante, hasta que no llegue el mal tiempo, la llegada de inmigrantes a las costas. Finalmente ayer hubo un acuerdo sobre el Aquarius. Varios países de la Unión Europea van a permitir una solución puntual. Es indudablemente el parche al momento, porque mañana llegará otro, porque las ONGs constantemente dejan a unos cuantos y se van a buscar a otros. Y van a volver a poner la prueba de la Unión Europea. Este barco no ha tenido la suerte de ser el primer Aquarius que le convenía mucho al Gobierno español para hacerse la foto la foto buenista sentimental y un tanto demagógica de sus primeros compases. Aquí no se ponía nadie al teléfono y, al final, España, Francia, Alemania, Luxemburgo y Portugal han pactado un reparto. El barco va a Malta. Malta no se queda con nadie y luego 60 inmigrantes por país. Cataluña como también se ha hecho, el señor Torra ha buscado su oportunidad para la grandeza política, para demostrar que no es racista, solo es racista con los españoles. Los demás no, los que vengan de África son como catalanes. Pues seguramente sea Cataluña donde van a ir los 60.

Lo más interesante de todo esto es que tú oyes a la vicepresidenta Carmen Calvo, bueno, a mí me ha recordado mucho a Leire Pajín cuando aquel día, que yo no sé, yo creo que que le metieron hierbas equivocadas en el café, porque dijo aquello de que el planeta iba a asistir a una de las conjunciones más importantes de la historia que era Obama en América y Zapatero en Europa. ¿Se acuerdan de aquello?  Bochornoso, al propio Zapatero le dio alipori, imagínense. Bueno, ayer escuchamos a Carmen Calvo y parece que el liderazgo del presidente Sánchez ha convencido a Europa. Luego vas a escuchar lo que dicen los de Europa y es que no lo nombra nadie. Y los de Malta y los de Francia dicen que son ellos los que han llegado un acuerdo. Hemos llegado un acuerdo, nos felicitamos entre Malta y Francia, porque tal, cual, cual. La iniciativa de Macron, Macron es otro cuentista de primera división, me da a mí la impresión, pero bueno también está con la medalla apuntada. El caso es que Malta ignora a España, solo hablan de Macron, del presidente de la Comisión Europea, Juncker. Francia dice que el tanto suyo, ni una palabra de España. Eso sí, tú oyes aquí y es que parece que el mundo no se ha puesto en orden hasta que no ha llegado Pedro Sánchez a donde haya tenido que llegar.

Lo más