Boletín

Santi González: “Nunca pensé encontrarme ante la ocasión de elogiar la conducta de la ministra Delgado”

La ministra de Justicia abandonó el homenaje de la Generalidad en Mauthausen (Austria) a los republicanos deportados durante el nazismo

Audio

 

Santiago González

Colaborador

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:18

El análisis de la actualidad de Santi González en 'Herrera en COPE'

Pues parece que el Tribunal Supremo se ha puesto en perfil egipcio para verlo pasar y ante el recurso que habían planteado el prófugo Puigdemont y sus adjuntos, Ponsatí y Comín, que es doblemente prófugo, por serlo de la Justicia y por su condición de tránsfuga. Pase de nosotros este cáliz, debieron de pensar mientras pasaban la patata caliente de la resolución de la Junta Electoral a los juzgados madrileños de lo contencioso-administrativo con una recomendación implícita para que lo dejen pasar.

Lo que late bajo la resolución que ayer  adoptó el alto tribunal es algo parecido a nosotros ya tenemos bastante con lo nuestro y no es cosa de que unas palabras de más vayan a enturbiar la impecable vista de la causa a los golpistas que preside el juez Marchena, ese héroe de nuestro tiempo, aunque esté abocado a dictar una sentencia que naufragará vía indulto en una cámara de apelación llamada Pedro Sánchez.

Nunca ha habido un indulto tan ‘pregonao’ en nuestra historia judicial. Cierto, pero mira, también es verdad que nunca pensé encontrarme ante la ocasión de elogiar una conducta de la ministra de Justicia, Dolores Delgado. Fue ayer durante los actos de homenaje a los españoles muertos en el campo de concentración de Mauthausen. Una tal Gemma Domènech, que detenta el cargo de directora general de Memoria Democrática de la Generalidad, arrimó el ascua del Holocausto a la sardina del procès y de lo que ella calificó de presos políticos, momento en que la ministra de Justicia consideró que aquel no era un espacio para el Gobierno de España y se marchó entre aplausos de los golpistas presentes. Pudo ser peor: que se quedara para tragar, como hizo su jefe con Torra en Pedralbes y en tantos otros lugares. El tema da lugar a una reflexión que debería hacer el doctor Sánchez, descartando cualquier posibilidad de apoyar en ellos su Gobierno para la próxima legislatura.