COPE

Audio

Schlichting: “Ser país en un mundo de continentes es un atraso falto de realismo"

La presentadora de Fin de Semana analiza la salida de Reino Unido de la Unión Europea, así como el primer caso de coronavirus confirmado en España

Tiempo de lectura: 3Actualizado 10:39

Muy buenos días en esta mañana de febrero, la primera. Es sábado, el uno, el día primero del segundo mes del año y ya hemos pasado la cuesta de enero. Alivio. Sale el sol, además, con la llegada de aire caliente de África que va a poner temperaturas desusadas no sólo en Andalucía o Levante, sino hasta en Ávila, con 20 grados. Nos lo contará Jorge Olcina.

Y la noticia es el primer caso de coronavirus en España, en la islita canaria de La Gomera, donde un grupo de alemanes acudieron de vacaciones después de haberse encontrado en Alemania con una persona que había viajado a Wuhan y que padecía el virus. Los cinco turistas alemanes fueron aislados y en este caso la enfermedad ha dado la cara con unas décimas de fiebre. El enfermo parece no presentar complicaciones y está siendo seguido en el Hospital de La Gomera. Nuestra tertulia de chicos, a las once, será sobre este tema. Magnitud de la epidemia internacional, dudas, velocidad de contagio, consecuencias económicas y la pregunta de si no estaremos cayendo en la psicosis colectiva.

Éste era anoche el sonido del Big Ben, marcando el instante de la ruptura de Gran Bretaña con la Unión Europea. Los británicos ya no forman parte del proyecto comunitario que tanto deseó Winston Churchill. Porque precisamente fue el gran primer ministro uno de los primeros que propugnó la creación de unos “Estados Unidos de Europa”. Estaba convencido de que el nacionalismo y el belicismo habían conducido a los europeos al desastre. Porque, mucho más allá de la moneda única o el mercado común, el gran éxito de la Unión Europea ha sido la paz entre sus miembros, cerca de 65 años de paz y convivencia. El sueño de un puñado de hombres de una talla excepcional, desde el alemán Konrad Adenauer hasta el italiano Alcide De Gasperi, pasando por los franceses Jean Monnet o Robert Schuman que se tendieron las manos desde distintos países para evitar de nuevo el desastre de la Guerra Mundial. Primero pusieron en común las cosas de comer, los dineros que nos enfrentan a los hombres, y en 1950 comenzaron la CECA, la Comunidad del carbón y del Acero. Así, la lucha por los combustibles o por las materias primas de las industrias no nos enfrentarían más. Después, en 1957 firmaron en Roma un mercado común, tan consciente de sus raíces en el humanitarismo cristiano europeo que la bandera de la unión lleva las estrellas de la corona de la Virgen María.

Los ideales amplían los corazones, el miedo los achica. Qué verdad, ahora que Gran Bretaña ya no es parte de la UE. Porque sus ciudadanos, simplemente, se han dejado captar por los mensajes que durante la tremenda pasada crisis les repetían que Europa les robaba y que los extranjeros eran un peligro. Basta comparar la altura de los discursos de Churchill con los de Johnson para darse cuenta de lo importantes y distintas que son las personas, lo que influyen en la Historia de todos.

El primer ministro británico hablaba ayer de una “soberanía reconquistada” y aseguró “es el momento de liberar todo el potencial de este brillante país y mejorar las vidas de todos en todos los rincones de nuestro Reino Unido”.

Así lo esperamos de corazón, pero hay que preguntarse si la hondura del discurso de Winston Churchill y de los padres fundadores, su dolor por la experiencia de las guerras mundiales no son superiores a las miras de una generación como la nuestra, donde las redes sociales extienden los rumores contra los demás y el individualismo es presentado como una fórmula de éxito.

Se ha hablado mucho estos días de mercancías. De cómo resolveremos los tratados comerciales y aduaneros en los próximos meses, de los coches que exportamos los españoles a Inglaterra o los 19 millones de turistas que vienen a nuestro país. Pero eso tienen solución. Subirá y bajará según los años. Peor remedio tiene echar tierra sobre el trabajo de los ingleses en la unión desde 1973, casi cincuenta años de amistad y compromiso que han hecho más grande a Europa.

En estas cosas, seamos realistas, siempre pierde el pequeño. Y Gran Bretaña, aunque tenga grandeur y reina, es la pequeña. Puede que logre un acuerdo comercial con Bruselas como el de Canadá, puede que revitalice la Commonwealth o tenga el respaldo de los Estados Unidos, nos alegramos sinceramente, pero el mundo tiene hoy unas dimensiones nuevas, la batalla enfrenta hoy a Estados Unidos y China y son los grandes bloques los que escriben la Historia. Ser país en un mundo de continentes es un atraso falto de realismo.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar