COPE

Newsletters
Registrarme

Audio

“Con ‘Campeona’ quiero normalizar el fútbol femenino y que nadie te mire raro por ello”

Amanda Sampedro, Capitana del Club Atlético de Madrid, pasa por Fin de Semana con Cristina para presentar su cómic reivindicativo

Tiempo de lectura: 4Actualizado 14:17

Estamos ya acostumbrados a que tanto hombres como mujeres jueguen a los principales deportan y compitan. Hay fútbol masculino y femenino y en ambos hay grandes campeones. Ahora bien, sigue habiendo cierta diferencia de trato a hombres y mujeres, es innegable, pero cualquiera puede cumplir su sueño si lucha por él, y eso es lo que asegura ‘Campeona’, un cómic escrito por Amanda Sampedro y publicado en Ediciones Martínez Roca (Editorial Planeta de Libros).

Graduada en Fisioterapia, es Capitana del Club Atlético de Madrid con el que ha ganado tres Ligas, una Copa de la Reina y una Supercopa. Es internacional con la Selección Absoluta Española e incluso ha sido una de sus capitanas. Muchos la califican de “referente femenino” del fútbol español. Y ha estado en Fin de Semana con Cristina, donde asegura que “cada vez es más normal tanto para niñas como para niños” el fútbol, “me considero una afortunada cuando un niño o una niña viene a pedirme un autógrafo a una foto y siempre me quedo con esos momentos”.

Amanda considera algo “cultural totalmente” el gusto por el fútbol: “Ni hay puestos de trabajo ni deportes para un hombre o una mujer, al final naturalmente o genéticamente nacemos con un talento, durante nuestra vida nos llama la atención algo y hoy en día es normal ver a niñas jugando al fútbol y así debería ser con todos los deportes. ¿Que una semana te apetece una cosa y otra, otra? Pues perfecto, que los niños y niñas descubran sus talentos, se trata de que hagan lo que hagan, lo disfruten, que no sea impuesto por padres o quien sea”.

Ella reconoce que, en su época, era la única chica del equipo, “y había de todo, igual que padres que te daban la enhorabuena y otros que intentaban frustrar al niño porque se le escapaba la niña en el campo, así solo conseguían que el niño acabara dando una patada y yendo al juego sucio”.

El apoyo familiar nunca le ha faltado, de hecho sus primeras botas las compró su madre: “Como todas las madres, si tu hija te dice que quiere jugar al fútbol, me compró unas botas en el mercadillo, yo la más feliz del mundo con ellas y, cuando vio que la cosa iba en serio, me llevó a una tienda de deportes porque se me rompieron en nada”.

Amanda explica que, en el libro, “hay cosas que no se dieron así en la realidad, obviamente es un libro y quieres enseñar lo que está bien y lo que no. No he escuchado frases literales que están en el libro, como la de la Barbie, pero sí que otras niñas las han escuchado y no solo en el fútbol, por eso queremos hacer ver los valores, la naturalidad de que una niña juegue al fútbol y que no pasa nada”.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Por supuesto ella tiene a un jugador encumbrado, “desde bien pequeñita” además: “Siempre me he fijado en Fernando Torres. Mi padre me llevaba a ver al Atleti y era el niño, el que venía de la cantera, el que amaba al Atleti y a mí me gustaba mucho. Quería parecerme a él, le veía calentar en el extremo y yo hacía lo mismo. Una niña que quiere parecerse a su ídolo, esa era yo”.

Un capítulo se llama ‘El día más feliz’, ¿qué es lo que más ansía Mandy? “Al final ella quiere jugar, sentirse una más, sentirse dentro de ese equipo. Va a hacer todo lo que pueda para cumplir su sueño, que es ser futbolista”, explica Amanda.

A día de hoy las competiciones de fútbol separan hombres de mujeres, ¿ cree ella que eso debería seguir así o deberíamos empezar a mezclar los dos sexos? “Ahora hay una ley por la que, a partir de una edad, debe ser chicas con chicas y chicos con chicos, y por naturaleza y por genética los chicos adquieren una fuerza distinta y superior. Yo siempre aconsejo que las niñas jueguen con los niños lo máximo posible hasta que se pueda por ley, eso curte mucho, pero es verdad que llega un momento en que el hombre, en este caso en el deporte, es superior al hombre y la mujer debe competir con otras mujeres y el hombre contra los hombres. Lo veo así, es natural y es bueno”.

Esa diferencia también la ve aplicada al fútbol masculino, distinto del femenino: “Lo veo más de fuerza, de potencia, de velocidad… obviamente el golpeo de un hombre no lo tiene la mujer. El de la mujer es de juego más corto, más asociativo, porque a lo mejor no tenemos el golpe de un hombre. Creo que, al final, esa velocidad y contacto es distinto”.

Otro asunto curioso: hay grandes celebraciones cuando gana el Atlético de Madrid masculino, pero no recordamos esas mismas celebraciones masivas cuando gana el femenino. ¿Es justo? Sampedro recuerda la experiencia de su segunda liga, de campeonas: “Fuimos a celebrarlo junto al equipo de los chicos el título de Europa League. Fueron en bus como nosotras fuimos en el nuestro, llegamos a Neptuno a enseñar las copas a la afición y eso jamás lo olvidaremos, con toda la gente y cómo fue todo. El Atleti había conseguido dos títulos, sin diferenciación. Fue impresionante y creo que ese es el camino, ojalá podamos más títulos con ellos”.

No se nos escapa el tema económico: un futbolista profesional de un equipo de Primera cobra grandes sumas de dinero, ¿cuál es la economía de una jugadora? Amanda vuelve a ser muy realista: “Obviamente no cobra lo mismo un hombre que una mujer, pero hay que ser sinceros y humildes: los ingresos que generan ellos y los que generamos nosotras no son los mismos. Nos llevan muchos años de historia y no llegamos a esas cifras en cuanto a derechos televisivos. Tenemos que aprovecharnos de que es fútbol y gusta a muchos, pero nunca querernos poner ni por encima ni compararnos porque lo que generan ellos no lo generamos nosotras, es la realidad. Las nóminas van mejorando, por supuesto, pero obviamente no vamos a llegar a las cifras de ellos”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2